Calificar
9,4 16 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis

Un matrimonio en crisis viaja en coche con sus dos hijos pequeños desde Nueva York hasta Arizona. Ambos son documentalistas y cada uno se concentra en un proyecto propio: él está tras los rastros de la última banda apache en rendirse al poder militar estadounidense; ella busca documentar la diáspora de niños que llegan a la frontera sur del país en busca de asilo. Mientras el coche familiar atraviesa el vasto territorio norteamericano, los dos niños, sentados en el asiento trasero, escuchan las conversaciones e historias de sus padres y a su manera confunden las noticias de la crisis migratoria con el genocidio de los pueblos originarios de Norteamérica. En su imaginación, estas historias se entremezclan, dando lugar a una aventura que es la historia de una familia, un país y un continente.

Año de publicación:2019

5 reseñas sobre el libro DESIERTO SONORO

Esta novela de carretera (road trip), bien podría encajar dentro de la crónica periodística o el ensayo metaliterario. Tiene de todo, y aprendes mucho por el camino, con la propuesta valiente y arriesgada de esta autora mexicana. La narración va articulando los fragmentos con prosa elegante, jovial, sincera y hasta se permite recursos como el cambio de narrador a mitad de la historia donde la madre le pasa el testigo al hijo mayor a través de la mutua contemplación de un objeto que se mueve en el cielo. La trama comienza de forma fulgurante en el seno de una familia poco convencional, en la ciudad de Nueva York.Tras finalizar el proyecto laboral que les hizo conocerse hace cuatro años grabando los sonidos de la ciudad, una pareja consigue construir una vida en común junto a sus hijos respectivos, un niño de 10 años (hijo de él) y una niña de 6 (hija de ella). Unidos forman un 'nosotros', cálido y seguro, cuya extinción se ve amenazada de repente cuando él le comunica que ha decidido emprender un nuevo proyecto a miles de kilómetros de allí, concretamente en la Apachería del desierto de Arizona, territorio que habitaron "las últimas personas que fueron libres en EE.UU". Resistiéndose a la idea de una ruptura que parece inevitable, ella decide acompañarle introduciendo algunos cambios en el itinerario que le ayuden a dar forma a su nuevo proyecto: relatar la travesía de los niños migrantes por el desierto que separa Centromérica de EE.UU. Con este plan y varias cajas de archivo cargadas de libros y documentos en el maletero del coche, empiezan un viaje que les llevará a atravesar el suroeste americano, por carreteras largas y oscuros moteles, visitando pueblos perdidos y grabando los ecos de realidades y personas que ya no existen. Por el camino, conoceremos la pequeña historia de esta tribu familiar, vibrando con el desparpajo lúcido de los niños que contrasta con la realidad dramática de la inmigración infantil, por un lado, y el genocidio de los indios nativos, que va salpicando la historia. Es imposible sintetizar todo lo que aporta esta novela, que más quemerecidamente ha sido incluida en la mayoría de listas de 2019 de lo mejor del año. Altamente recomendable!


Hermosa novela, una historia profunda que se sucede en relatos pequeños, cotidianos, en imágenes y sentimientos sinceros de sus personajes. La disfruté muchísimo.


Un niño de 10 años, una niña de 5. Dos hermanos en el asiento trasero de un auto, con una ruta interminable por delante que anuncia un destino incierto. Los padres revisan mapas, escuchan la radio, leen cuentos, buscan ecos, intentan encontrar las palabras imposibles. Saben que aquel viaje es el punto final para ellos, para su proyecto de familia ensamblada, para su futuro en común. Los niños, en el asiento trasero, juegan, se imaginan como apaches y vaqueros. Y de vez en cuando, se preguntan qué pasara con ellos una vez que todo aquello acabe, si podran alguna vez volver a verse, cuando se encuentren en ciudades lejanas.


Es un libro extraño, pero atractivo. Algo que refleja la época en que vivimos. Conocí a la autora a través de un audiolibro. Me intrigó su forma de proponer y llevar una historia. En este caso, vuelve con una idea que toca muchas fibras sensibles de nuestra éñoy, evocando su estilo/ejercicio pero ocupando mas piezas. La novela lejos de repetir, atrapa, consume, exprime el estómago y deja sin aliento y con dolor a su lector. Tiene elementos para dolerse de todo aquello que implosiona en el mundo: el concepto de familia, las relaciones de pareja, las "nuevas" profesiones, viajes (es una road novel de hecho), los problemas del mundo, y, finalmente, lo desgraciados que somos como humanidad. Invocar a la palabra "prodigio" es muy apresurado. Pero si creo que la autora regala un pedazo de arte y mundo que es bueno leer siempre. El único problema que vería es que le da un final feliz (porque en realidad necesita cerrar el círculo), que la acomoda en el panorama literario actual.


En esta novela confluyen dos historias: la de una familia ensamblada de una mujer con su hija de 5 años y un hombre con su hijo de 10 años, y la de los niños migrantes de México y el Triángulo del Norte de Centroamérica, perdidos cruzando el desierto y la frontera a los Estados Unidos. “Todos esos niños huían de circunstancias indescriptibles de abuso y violencia sistémica, huían de países en donde las pandillas se habían convertido en para-Estados, usurpando el poder y adjudicándose la impartición de justicia. Y esos niños habían venido a Estados Unidos en busca de protección legal, en busca de sus madres o padres, o en busca de otros familiares que habían migrado antes y que quizás los recibirían. No buscaban el Sueño Americano, como suele decirse. Los niños buscaban, simplemente, una escapatoria de su pesadilla cotidiana.” Valeria Luiselli, escritora y ensayista que se dedicó a visibilizar esta tremenda realidad, narra con fluidez y sensibilidad esta historia de ecos, sonidos, viajes, mapas, proyectos de vida, libros, músicas y archivos, relatada por dos voces, la de la madre y la del hijo de esta familia. Una pareja de acustemólogos, que documentan a través del sonido la diversidad de lenguas existentes en Nueva York, ensamblan sus familias, pero años más tarde, emprenden proyectos personales diferentes. Ella se involucra con la historia de los niños migrantes y, como periodista política radiofónica, decide investigar y visibilizarla desde la perspectiva de los niños. Su marido, en cambio, se sumerge en un proyecto documental sobre los apaches chiricahua, pobladores originarios del sudoeste estadounidense. Estos caminos diferentes los llevan a vivir en Estados diferentes y disgregar su familia. Desierto sonoro es su último viaje juntos por las rutas desde Nueva York hasta Arizona. Una bellísima y necesaria novela, que emociona y me hizo estrujar el corazón, sobre las familias ensambladas, la maternidad y la paternidad, el desamparo, la migración, el riesgo afrontado por la esperanza de un futuro mejor. Una historia que nos invita a reflexionar cómo construimos nuestro mundo a partir del lenguaje que utilizamos, cómo documentamos la historia, cómo construimos la memoria personal y colectiva. Es un privilegio acompañar a esta familia. Regálense este viaje.


También se buscó en LITERATURA CONTEMPORÁNEA


Frases de DESIERTO SONORO

...sin importar cuán efímero fuera nuestro encuentro con ellos, o quizás precisamente porque eran encuentros efímeros, se abría ante nosotros la posibilidad de una intimidad única: una vida entera, vivida en paralelo, en un instante, con un desconocido.

Publicado por:

Mechi.rod