NOVELAS HISTÓRICAS Y NO FICCIÓN

CRONICAS DEL SEÑOR DE LA GUERRA III: EXCALIBUR

BERNARD CORNWELL

Calificar
8,3 12 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis

En su anhelo por reunir de una vez por todas los trece objetos sagrados esparcidos por toda Britania, Merlín y Nimue encargan a Derfel Cardan que obtenga el último de ellos: la mítica espada del rey Arturo, Excalibur. Dos terribles luchas en las que la religión y la política están inextricablemente ligadas están a punto de resolverse.

Año de publicación:2015

4 reseñas sobre el libro CRONICAS DEL SEÑOR DE LA GUERRA III: EXCALIBUR

Otra serie de Arturo que acabo, aquí es sólo Arturo, ya que no es rey. Nos encontramos con un Arturo mayor pero no gastado ni mucho menos, aunque intenta tener paz, todo y todos están en contra de su idea. Esta serie de novelas son más bélicas que otras, hay más guerra, más magia, más traición y más maldad y con todo, me parecen de las mejores y más reales, la vida tendría que haber sido como la descrita en el época de Arturo. Los personajes son lo que se espera, guerreros de armas tomar y las mujeres no son princesitas tontas ni mucho menos, son mujeres que tienen todas las pasiones de una mujer, capaces de luchar o amar según venga al caso. Estamos en la era de cambio de los restos de Roma en las islas británicas a la época sajona y da gusto ver la lucha por mantener lo antiguo o aceptar una nueva religión y detener la llegada de unos nuevos invasores. Hay muchas batallas y muy bien descritas, con mucha sangre y muerte por los dos lados. En fin, una excelente novela para poner punto y final a este Arturo, a un Arturo sin corona.


Es el que menos me ha gustado de la saga aunque en conjunto bien


El relato de la mano de Derfel Cardan de la vida del mítico Arturo,y de la suya propia, llega a su fin en este tercer volumen tan apasionante y entretenido como los anteriores. Con un tono más oscuro que en las otras entregas se nos relata la lucha contra los sajones que eternamente amenazan los reinos de Britania, así como las disidencias entre estos reinos, y el declive de los maravillosos personajes que nos han acompañado durante tanto tiempo. Tenemos una gran batalla bien narrada por el autor, aunque puede resultar algo confusa en algunos momentos. Aquí se hace notar la falta de un mapa para su completa comprensión, pero, por no haber no hay ni el mapa de los reinos de Britania que aparecía en el primer volumen, lo cual obliga al lector otra vez (el segundo volumen carecía también de este mapa) a consultar el mapa del primer tomo para situarse correctamente en los distintos momentos de la novela. También tenemos un toque más pronunciado de fantasía que en las anteriores novelas (en lo referente, sobre todo, a las maldiciones y conjuros), pero incluso a mi, que soy bastante reacio en el tema de la fantasía en una novela histórica, no llega a molestarme porque el autor te sumerge de tal manera en el argumento que asimilas estas cosas con total normalidad y hasta con interés. De todas formas, ya comentaba en la reseña del libro anterior que tampoco se puede considerar esta trilogía como estrictamente novelas históricas, ya que hasta la misma existencia del protagonista, Arturo, es bastante discutible. Y es que, si los romanos se caracterizaron por dejar testimonios abundantes de su historia, una vez desapareció su civilización superior llegaron los años de oscuridad de los que se dejaron muy pocos testimonios para la posteridad. Con frecuencia a lo largo de la trilogía Cornwell hace referencia a los restos del pasado romano en forma de sus majestuosos edificios que, pese a la dejadez y desinterés de los actuales dueños de Britania, aún se mantenían orgullosamente en pie junto con las toscas y endebles construcciones britanas. Como ocurre con las buenas novelas, al final nos quedaremos con ganas de más, aunque también hay que decir que encuentro algo de precipitación en el final de la novela, ya que da la sensación que el autor podía haber explicado algo más sobre, por ejemplo, los años siguientes de la vida de Derfel hasta el momento en el que está narrando la historia. Sea como sea, al final de la novela la emoción está garantizada y esta trilogía, que se encuentra entre lo mejor de Cornwell, son unas de esas raras novelas que te dejan tan buen sabor que se merecen volver a leerlas en el futuro.


Un excelente final para la mejor saga Artúrica de la literatura. No faltan momentos de tensión y tampoco imágenes potentes, la narrativa está bien estructurada, y da un cierre muy satisfactorio a la historia. Recomendado para quienes gusten de la ficción histórica y de los relatos de guerra.