Calificar
9,1 8 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis

Edición revisada y ampliada de este clásico del pensamiento contemporáneo.Una edición revisada y ampliada de este clásico del pensamiento contemporáneo, a cargo de uno de los intelectuales más destacados del último medio siglo.  Amos Oz creció en una Jerusalén devastada por la guerra, y fue testigo desde temprana edad de las tóxicas consecuencias del fanatismo. Este volumen recoge tres ensayos concisos y poderosos en los que el prestigioso autor ofrece una visión única de la verdadera naturaleza del extremismo y propone un acercamiento respetuoso y razonado a la resolución del conflicto palestino-israelí. También incluye una esclarecedora reflexión sobre los Acuerdos de Ginebra y una larga entrevista en la que se abordan algunos temas espinosos, como la retirada de Gaza, la muerte de Arafat o la guerra de Irak. El último texto que recoge esta nueva edición es una lúcida conferencia del autor en los Países Bajos. La brillantez y la ironía de Oz consiguen iluminar los rincones más oscuros de este asunto, insuflándole nuevos aires al argumentar que el eterno enfrentamiento no es una guerra de religiones ni de culturas, sino más bien una disputa financiera que se resolverá mediante un duro compromiso por ambas partes.Fresco, perspicaz e inspirador, Contra el fanatismo se erige como una obra lúcida, racional ...

Año de publicación:2017

1 reseña sobre el libro CONTRA EL FANATISMO

Brevísimo ensayo, y brevísima crítica al fanatismo, centrado esencialmente en el conflicto entre israelíes y palestinos. Estructurado en tres partes más o menos iguales, Amos Oz comienza narrando, bajo su punto de vista, cuál es la naturaleza del fanatismo y cómo puede «curarse» para terminar exponiendo, en primera persona, como israelí, el conflicto ya nombrado. No esperaba encontrar una exposición ni mucho menos una opinión abierta sobre el conflicto palestino-israelí cuando comencé esta lectura, pero he de decir que resulta realmente interesante el punto de vista de Oz sobre cómo no hay buenos ni malos y sobre la necesidad de un acuerdo para repartirse el terreno y alcanzar así la dichosa paz (siendo él parte del conflicto y habiendo luchado en la guerra de los Seis Días, tal como dice en el texto), todo ello mezclado una crítica explícita a Europa y a la visión que, teóricamente, los europeos tenemos acerca de las guerras. Me quedo, principalmente, con que es muy necesario tener un cierto sentido relativista para ser capaz de ponernos en el lugar del otro y que no es el amor lo contrario a la guerra, sino la paz: el autor aspira a una paz entre los dos bandos ya que afirma taxativamente que ambos luchan por motivos legítimos, consciente de que, a pesar de llegar a un acuerdo, se seguirán odiando por un largo periodo de tiempo si no por toda la eternidad. A la frase «haz el amor, no la guerra», Amos Oz responde «haz la paz, no el amor».


Más del autor AMOS OZ


También se buscó en HISTORIA, POLÍTICA Y CIENCIAS SOCIALES