1. ALIBRATE
  2. NOVELAS HISTÓRICAS Y NO FICCIÓN
  3. CLAUDIO EL DIOS Y SU ESPOSA MESALINA

NOVELAS HISTÓRICAS Y NO FICCIÓN

CLAUDIO EL DIOS Y SU ESPOSA MESALINA

ROBERT GRAVES

Calificar:

8,5

53 votos

Sinopsis de CLAUDIO EL DIOS Y SU ESPOSA MESALINA

“Claudio el dios y su esposa Mesalina” es el segundo y último volumen de la supuesta “autobiografía” de este singular emperador destinado a serlo contra sus propias inclinaciones tras el asesinato del extravagante Calígula y comenzada con “Yo, Claudio”. Proclamado por los pretorianos, Claudio alcanza la púrpura imperial y encauza todos sus esfuerzos, con el apoyo del pueblo llano, a reparar el legado de estragos y desastres que ha recibido de su antecesor. Sin embargo, los tiempos en que el emperador de Roma podía vivir libre de intrigas, crueldades y violencia ya han pasado a la historia y tampoco en su ámbito particular «Claudio el idiota» encontrará ningún sosiego.

COMPRAR EN PAPEL

7 reseñas sobre el libro CLAUDIO EL DIOS Y SU ESPOSA MESALINA

Es un buen libro, pero no tiene ni la garra ni la originalidad del primero. En esta segunda parte, el Emperador Claudio describe la vida junto a su esposa e hijos al frente del Imperio Romano. Esta muy bien escrito y documentado, pero para mí, la historia se pierde en nimiedades sin importancia, cosa que hace que sea aburrida en algunas partes.


Un libro interesante y necesario para conocer la vida del emperador Claudio, desde el ascenso al poder hasta su muerte por envenenamiento a manos de Agripina (madre de Nerón). A través de la narración, descubrimos a un hombre inteligente y con habilidades para gobernar con sentido social. He apreciado mucho sus políticas de tolerancia frente a la diversidad de creencias. Me he enterado sobre datos desconocidos de la vida de Herodes Agripa y de su ambición de convertirse en el Mesías prometido. No me ha dejado de sorprender la ingenuidad de Claudio frente a la sagacidad, el engaño y la lascivia de Mesalina.


La secuela de Yo, Claudio supone esa parte que faltaba para terminar el ciclo grandioso. No obstante, sinceramente y sin desmerecer la calidad del autor, esta saga no se encuentra al mismo nivel que su antecesor.


La continuación de la historia del Emperador Claudio decae con respecto al primer título de la saga, pero sigue siendo un libro magnífico.


Claudio era un duro para la política😂😂😂


Qué trepidante es la lectura de esta segunda parte de la "autobiografía" del emperador Claudio. Con sus altos y sus bajos, es una galopante narración que cuenta miles de sucesos que rodearon su mandato, sus reflexiones y sus propias contradicciones en una época turbulenta y decisiva para la cultura mediterránea. No tenía inicialmente intención de leer esta segunda parte, que esperaba fuera un simple rebufo literario tras el éxito de Yo, Claudio y Claudio el dios. Pero fueron dos los motivos que me llevaron a hacerme con un ejemplar que leer: 1. Inicialmente mi idea era leer "Yo, Claudio", para posteriormente ver la serie clásica de la BBC que nunca he tenido ocasión de disfrutar. Así que pedí serie y libro a los Reyes Magos en las anteriores navidades, y ahí tengo mi estuche con la serie en DVD pidiéndome que la vea ya. Pero resulta que leo en la sinopsis de la caja que está basada en los dos libros de Claudio: "Yo, Claudio" y "Claudio el Dios y su esposa Mesalina". "¡Cagüentoloquesemenea! Pues hala. A la lista de posibles lecturas pendientes. No las tengo todas conmigo.", me dije. 2. Pero resulta que "Yo, Claudio" me gustó mucho. Y para mayor remate, la novela termina en un momento culminante, te deja en mitad del asunto con ganas de más. Así que obviamente, su continuación pasó de ser una "posible lectura" a "lectura obligatoria". Y en este libro Robert Graves retoma la narración en el mismo punto que dejó su primera parte, "Yo, Claudio": (Teniendo en cuenta que todo en lo que se basa el autor son sucesos históricos novelizados, no debería de poner la advertencia de spoiler, pero por si acaso, allá va) --SPOILER-- La conjura de la guardia pretoriana contra Calígula se ha ejecutado y nombran emperador al "tonto" Claudio, que asume el papel por salvar su vida y la de su esposa Mesalina, de la que está profundamente enamorado. Claudio, un confeso republicano, que aborrece las monarquías y los tiranos como su sobrino Calígula, toma el poder a regañadientes por salvar su cuello. Pero poco a poco demuestra lo capaz que es en su gobierno, preocupándose por el pueblo, por el papel del senado, por los lazos diplomáticos... Su plan es gobernar durante un periodo de transición para finalmente volver a instaurar la república. Pero muy a su pesar, acaba dándose cuenta que se ha convertido en un tirano más. Diferente, sí, pero un tirano. Siendo consciente de ello y sintiéndose derrotado en sus ideales, al final entra plenamente en el juego del poder y se deja hacer por los acontecimientos que acabarán con su vida y permitirán que Nerón le suceda. --FIN DEL SPOILER-- Llama la atención que ese inicio "in media res" tiene un par de paréntesis narrativos muy al principio de la novela para contarnos la historia de otro personaje importante para la novela: Herodes Agripa. Este personaje tendrá relevancia para el primer tercio de la novela. Como ocurría en "Yo, Claudio", la narración es agitada: a través del testimonio de Claudio somos conocedores de un montón de asuntos, sucesos y tramas que parecen no tienen fin. En un capítulo, por ejemplo, puede tratar asuntos como guerras, conflictos diplomáticos, problemas del pueblo romano con el trigo, las conspiraciones de algunos senadores, las triquiñuelas de su familia, sus ideas para el abecedario latino, las cartas con sus gobernadores... Es imposible aburrirse si eres curioso. Y tampoco es muy fácil perderse, porque muchos de los asuntos los zanja conforme los plantea. El libro parece tener cuatro bloques. O por lo menos a mí me lo ha parecido: la primera parte dedicada a Herodes, su afianzamiento en el poder de Judea; una segunda parte con los tejemanejes de Claudio en el poder; una tercera, casi llegando al final, con el desencanto de Claudio con los engaños de su esposa Mesalina; y la última parte, con un Claudio derrotado anímicamente que deja que los acontecimientos le ganen la partida. Quiero destacar por encima de todo la campaña militar que Claudio desempeña en Britania. Es breve, pero creo que es uno de los núcleos más emocionantes de la novela y en el que podemos vibrar por la agudeza estratégica de Claudio en el campo de batalla. Me ha recordado por encima a alguna de las batallas de Trajano narradas por Santiago Posteguillo.


Un placer leer a Graves y su exactitud con los datos históricos, aun así nivelando


LIBROS QUE TE PUEDEN INTERESAR


MÁS LIBROS DEL AUTOR ROBERT GRAVES


YO, CLAUDIO

ROBERT GRAVES

Calificación General: 8,6Por leer

TAMBIÉN SE BUSCÓ EN NOVELAS HISTÓRICAS Y NO FICCIÓN


FRASES DEL LIBRO CLAUDIO EL DIOS Y SU ESPOSA MESALINA

Quería que alguien hiciera ese trabajo en mi lugar. Me casé contigo, no por tu corazón, sino por tu cabeza. Se necesita una mujer para dirigir un imperio como éste. No hay motivos para que finjamos devoción amorosa el uno hacia el otro.


Publicado porLuis Peña

Los pájaros prudentes no ensucian sus propios nidos, ni siquiera los nidos capturados a otros pájaros.


Publicado porLuis Peña

El pueblo tiene el corazón en el estómago.


Publicado porLuis Peña

El viejo Atenodoro me explicó muchas veces la idea estoica de Dios: Dios es un todo perfectamente rotundo, inmune a los accidentes o a los acontecimientos. Siempre me imaginé a Dios como a una enorme calabaza. ¡Ja, ja, ja!


Publicado porLuis Peña

...solo la virtud puede conservar la libertad. La maldad de la tiranía consiste en que desalienta a la virtud. La tiranía enseña la adulación y los bajos temores. Bajo una tiranía somos pajas en el viento del capricho.


Publicado porLuis Peña

El Templo del Verdadero Amor esta basado en tres pilares: la bondad, la franqueza y la comprensión.


Publicado porNines65