Calificar
8,4 59 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis de CARTAS A UN JOVEN NOVELISTA

Un ensayo sobre la manera como nacen y se escriben las novelas. Un libro muy personal y autobiografía de Mario Vargas Llosa «El escritor siente íntimamente que escribir es lo mejor que le ha pasado y puede pasarle, pues significa para él la mejor manera posible de vivir.» Mario Vargas Llosa dirige a todos aquellos que tienen la ilusión de llegar a ser escritores unas magníficas reflexiones en forma epistolar acerca del arte de narrar. Cómo comenzar a cristalizar esa vocación en obras literarias, por dónde empezar esa aventura, de dónde salen las historias que cuentan las novelas... son algunas de las preguntas a las que el Premio Nobel de Literatura da respuesta en este libro, que se co nvierte así en una lección magistral del oficio de escribidor. «Detrás de esas aventuras ficticias que encienden la imaginación de los lectores y los conmueven, hay no solo intuición, fantasía, invención y una pizca de locura, sino también terquedad, disciplina, organización, estrategia, trampas y silencios, y una urdimbre compleja que levanta y sostiene en vilo la ficción.»

Año de publicación:1997

10 reseñas sobre el libro CARTAS A UN JOVEN NOVELISTA

Este corto libro me pareció muy personal, fue como una plática con el autor para ver un poco de su visión sobre la estructura de una novela y da muchos ejemplos de otros libros (lo que ha hecho que mi lista de pendientes crezca aún más) para demostrar que no hay una manera correcta o incorrecta de realizar una novela, no hay un secreto mágico que la vuelva un éxito ni un conjunto de pasos que se deban de seguir estrictamente. Te inspira a que si quieres escribir una, la escribas, no por dinero o por fama, sino porque tienes algo que necesita ser contado.


El autor, Mario Vargas Llosa, premio Nobel de Literatura del año 2010, inicia ésta obra haciendo hincapie en que no se trata de un manual, una guía, un protocolo para todo aquel que quiere dedicarse a escritor, es como una conversación entre dos conocidos, donde uno le cuenta al otro, como hace para escribir, como se anima por tal o cual tema y como va desarrollando la obra; las dificultades que va encontrando en el camino y como se las ingenia para resolverlas. Para Mario Vargas Llosa, este libro tiene algunos aspectos autobiográficos de su proceso creativo que ha ido evolucionando a través de los años, y de las épocas que le ha tocado vivir. Libro ameno, muy aleccionador y todos debemos leerlo para aprender esos detalles que harán que nuestros escritos ganen en calidad, fluidez y consistencia; parece los requisitos e ingredientes de una receta, y es que escribir bien, y leer un buen escrito debe ser un acto placentero y de superación personal. Siempre es bueno recibir consejos de un maestro, y si el maestro es además un premio Nobel, que mejor que mejor. Las cartas os están esperando, a todos. Pudiésemos contestarlas personalmente.


Como indica el propio autor el libro no pretende ser un manual para aprender a escribir, sino un ensayo de como nacen y se escriben las novelas según su experiencia. Sin embargo, a mi juicio, termina siendo una guía interesante para todo aspirante a escritor. El autor inicia indicando en que consiste para él la vocación literaria y narra como la escritura se tranformó en algo imprescindible en su vida y así lo expresa: "El escritor siente intímamente que escribir es lo mejor que le ha pasado y puede pasarle, pues significa para él la mejor manera posible de vivir". Desmenuza con maestría los elementos de la novela, las técnicas y recursos de los que dispone el autor exponiendo conceptos teóricos y ejemplificando con usos concretos de esas técnicss en diferentes obras literarias ( varias de sus autores favoritos, según indica). Está escrito en forma de cartas dirigidas a un aspirante a escritor y así su lectura se hace amena. Imprescindible para todo aquel que sienta atracción por el arte de escribir.


Un muy buen libro para los que le gusta escribir. Describe su proceso de escritura y lo que significó en su vida transformarse en escritor. Explica cómo la escritura tomó su vida por completo. Cómo todo lo que iba viviendo pasaba a ser posible material de escritura, como si su vida terminara siendo, centralmente, alimento de futuros libros.


Vargas Llosa menciona que el escritor hace un striptease inverso: se presenta desnudo al principio y con el transcurrir de la novela se va vistiendo. Personalmente, por lo poco que he escrito, me parece que cierto tipo de escritor si hace un desnudo, pero es el desnudo que podría realizar un jorobado o un leproso, es decir, muestra sus pústulas, sus heridas, sus laceraciones. En otro capítulo menciona que la escritura es similar a la solitaria: así como uno vive para dar de comer a ese bicho instalado en el sujeto, de igual forma, el escritor vive con la urgencia de servir a la escritura. Por lo que he vivido, y leído, la escritura también puede ser una droga que ayuda a olvidar, o lo que es peor, a continuar recordando, auto-mutilándose, castigándose a sí mismo: pongo como ejemplo al gran Malcolm Lowry y su obra maestra Bajo el Volcán (Under the Volcano), solo un hombre que se odiaba a sí mismo con tamaña intensidad pudo escribir este drama sobre la soledad y la amargura con tanta poesía y en puro y pleno estado etílico. Por lo demás, los ejemplos que pone Vargas Llosa son deliciosos. Cuando habla de los vasos comunicantes menciona la antológica escena de la feria rural en Madame Bovary de Gustave Flaubert, escena que analizó a detalle en su ensayo La orgía perpetua. O el dato escondido usando como ejemplo el gran cuento de Hemingway Los asesinos (The Killers). De paso el autor me deja con las ganas de leer La vida breve de Juan Carlos Onetti, Palmeras Salvaje de William Faulkner, releer los cuentos de Julio Cortazar o Moby Dick de Herman Melville. Ensayo muy recomendable para cualquiera persona que quiera conocer las técnicas narrativas y de paso disfrutar de una buena clase plagada de ejemplo de la mejor literatura.


Indispensable, para los que quieran inmiscuirse en el mundo de la escritura. En esta obra encontré el cuento más pequeño del mundo. "Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí" (Augusto Monterroso - Guatemala). ¿ A qué alusiona ese pequeño cuento?


Muy buen libro


Una recopilación de recomendaciones para pichones de escritores sobre el fondo y la forma, con un final bastante tácito... no es lo mejor de Llosa pero malo no fue.


Ver más reseñas

Más libros del autor MARIO VARGAS LLOSA


También se buscó en BIOGRAFÍAS Y MEMORIAS


Frases del libro CARTAS A UN JOVEN NOVELISTA

A mi lo que me gusta es leer novelas, no autopsiarlas.

Publicado por:

Ailed Rguez

El escritor siente, íntimamente, que escribir es lo mejor que le ha pasado y puede pasarle, pues significa para él la mejor manera de vivir.

Publicado por:

ALIBRATE

La ficción no es la vida vivida, sino otra vida, fantaseada con los materiales que aquélla le suministra y sin la cual la vida verdadera sería más sórdida y pobre de lo que es.

Publicado por:

Pike Bishop