Calificar:

8,6

22 votos

Sinopsis de CARTAS A MILENA

“Cartas a Milena” reúne la correspondencia que entre 1920 y 1922 Franz Kafka (1883-1924) dirigió a Milena Jesenská, mujer de temperamento excepcional residente en Viena, con quien trabó conocimiento a raíz de su voluntad de traducir al checo dos de sus relatos. A través de ella asistimos al nacimiento de un amor tan violento como distante –fue esencialmente epistolar–, con una vacilante cima en un encuentro de cuatro días en Viena en 1921 y su posterior frustración y enfriamiento. Una historia de amor, en suma, que revela de forma excepcional la sensibilidad e intimidad emocional del autor de “La metamorfosis”. Esta nueva edición, basada en la definitiva alemana de 1983, incluye, además de los numerosos pasajes suprimidos en su día por Willy Haas (primer editor de las cartas), una ordenación cronológica más certera, la necrológica que Milena escribió a la muerte de Kafka, así como ocho cartas que le dirigió a Max Brod y que contribuyen a perfilar la imagen de la destinataria de esta correspondencia. Traducción e introducción de Carmen Gauger

7 reseñas sobre el libro CARTAS A MILENA

Cartas a Milena hace referencia a la correspondencia entre Milena Jesenka y Franz Kafka, en este libro se puede contemplar la admiración de Milena hacia Kafka, ya que tradujo varios de los escritos del autor en checo. Este libro relata el amor que sintieron entre ellos, también los miedos de Kafka frente a los compromisos matrimoniales y la enfermedad que finalmente dió fin a su vida.


Milena Jesenská publicó un In Memorian sobre Kafla en la revista Národní listy, año 64, n.º 156 (6-VI-1924), pág. 5. Que fue una tierna despedida para un gran hombre: "Anteayer murió en el sanatorio de Kierling, en Klosterneuburg, cerca de Viena, el doctor Franz Kafka, un escritor alemán que vivía en Praga. Pocos le conocían aquí, porque era un solitario, un hombre lleno de sabiduría e intimidado por el mundo; desde hacía años padecía una enfermedad del pulmón, y, aunque trataba de curarla, también la alimentaba conscientemente y la fomentaba con el pensamiento. Cuando el alma y el corazón ya no soportan el peso, el pulmón toma sobre sí la mitad de la carga, para que quede repartida al menos con cierta uniformidad, escribió una vez en una carta, y de esa índole era también su enfermedad. Esta le confería una casi increíble sensibilidad y un refinamiento intelectual casi aterrador en su ausencia de compromisos; pero él, el hombre, había cargado toda su angustia intelectual sobre las espaldas de su enfermedad. Era tímido, medroso, dulce y bueno, pero los libros que escribió son crueles y dolorosos. Veía el mundo lleno de demonios invisibles que destrozan y exterminan al hombre desprotegido. Era demasiado clarividente, demasiado sabio para poder vivir, demasiado débil para luchar, débil como los seres bellos y nobles que son incapaces de trabar combate con su miedo a la falta de comprensión y de bondad, a la falacia intelectual, ya que saben por anticipado que están desvalidos y que, cuando caigan vencidos, avergonzarán al vencedor. Conocía a los hombres como solo puede conocerlos una persona de gran sensibilidad nerviosa, alguien que está solo y que, casi proféticamente, reconoce al otro en un solo centelleo de la mirada. Conocía el mundo de manera insólita y profunda, y él era también un mundo insólito y profundo. Escribió los libros más importantes de la joven literatura alemana; en ellos está la lucha de la actual generación del mundo entero, aunque sin palabras tendenciosas. Son verdaderos, escuetos y dolorosos, de forma que también cuando se expresan simbólicamente, son casi naturalistas. Están llenos de seca ironía y de la sensible perspectiva de una persona que había visto el mundo con tanta claridad que no podía soportarlo y tenía que morir si no quería, como otros, hacer concesiones y salvarse buscando refugio en los diversos errores, nobles también, de la razón o del subconsciente. El doctor Franz Kafka escribió el fragmento «El fogonero» (publicado en checo en Červen, de Neumann), primer capítulo de una maravillosa novela, aún inédita; La condena, el choque entre dos generaciones; La metamorfosis, el libro más grande de la literatura moderna alemana; La colonia penitenciaria y los bosquejos Contemplación y Un médico rural. La última novela, Ante la ley, lleva ya años en manuscrito preparado para su publicación. Es de esa especie de libros que, una vez acabados de leer, dejan la impresión de un mundo tan perfectamente cerrado que huelgan los comentarios. Todos sus libros describen el horror de una misteriosa incomprensión, de una culpa inmerecida entre los hombres. Era un artista y un hombre de tan delicada conciencia que oía también allí donde otros, sordos, se creían a salvo."


«Briefe an Milena» (1952) es una compilación de cartas que Kafka envió a su amante Milena Jesenská entre 1920 y 1922. El tono de muchas de las cartas es sombrío, de desesperación y algunas cartas son sumamente crípticas y resultan difíciles de desentrañar, el tema es casi siempre la soledad de Kafka y su imposibilidad de formar un "hogar", una "familia", en suma, un "matrimonio" para el que nunca tuvo la madurez suficiente. Algunos pasajes de las cartas son realmente conmovedores: "Para proseguir con lo de más arriba: puedo soportarlo todo contigo en el corazón, y si he escrito alguna vez que los días son horribles sin tus cartas, no es cierto, solo son una carga horrible, el barco tiene un enorme y horrible calado, pero navega en tus aguas. Hay una sola cosa, Milena, que no puedo soportar sin tu explícita ayuda: el «miedo», para eso soy demasiado débil, ni siquiera puedo abarcar con la vista ese monstruo que me arrastra en sus aguas." "Luego: Ahora no se trata de cómo evolucionará todo; seguro es solo que, lejos de ti, no puedo vivir sino dando por completo la razón al miedo, dándole la razón en mayor medida de lo que él quiere, y lo hago sin violencias, con entusiasmo, me deshago en él." "Porque quienes se casan por desesperación, ¿qué ganan? Cuando se junta la soledad con la soledad, no nace de ello una patria sino una kátorga. Cada soledad se refleja en la otra incluso en la noche más profunda y tenebrosa. Y si se añade un aislamiento a una seguridad, para el aislamiento todo empeora más (excepto si es un aislamiento de una suave y juvenil inconsciencia). Contraer matrimonio significa, por el contrario, clara y rigurosamente definido como hipótesis: estar seguro." "Esa peculiaridad consiste en que no puedes hacer sufrir. Si no puedes hacer sufrir, no es por compasión, sino porque no puedes. No, es fantástico, casi toda la tarde he estado meditando sobre ello, pero ahora no me atrevo a escribirlo, quizás no sea todo sino un pretexto más o menos grandioso para abrazarte." Milena vio con claridad que Kafka era un dead man walking (Kafla moriría en 1924), por un lado, y por el otro no se decidió a abandonar a su esposo, por lo que Kafka le escribe: "En lo concerniente a tu marido, no te he entendido mal. Todo el misterio de vuestra indestructible unión, ese profuso e inagotable misterio, tú lo materializas siempre en el cuidado de sus botas. En ello hay algo que me hace sufrir, no sé exactamente qué. En realidad es muy sencillo; si tú te marcharas, él viviría con otra mujer o se iría a una pensión y sus botas estarían mejor cuidadas que ahora. Eso es estúpido y no es estúpido, no sé lo que me molesta tanto en esas observaciones. Quizás lo sepas tú." Lo que nos deja esta correspondencia es que Milena significó el amor más apasionado que Kafka tuvo, será que lo realmente bueno dura realmente poco.


Cartas a Milena son las misivas que Franz Kafka envió a una chica de 24 años a la que conoció por que era esposa de otro escritor con el que Franz alguna vez se reunió. Ella confesó ser lectora de Franz, dijo que lo traduciría, y magia, comenzaron a escribirse. Primero sobre asuntos literarios, luego sobre sus vidas, cada vez mas profundo fueron en sus emociones, aspiraciones, frustraciones. Nacimiento, apogeo y caída de un vínculo único, eso leemos acá.


Sin lugar a dudas, este libro revela al Kafka que nadie hubiera imaginado... al humano, es muy bello e inspirador.


Un hombre que expresa en papel y lapiz lo que no hablaba.Se enamora de una mujer con marido.Ella le corresponde pero solapadamente.Una joven que cautiva el corazón del escritor.Es tan incierto amar para algunaa personas.Que luego nos marca para toda la vida


Cartas a Milena, pese a ser una obra no autorizada oficialmente a su publicación por Franz Kafka (razones que caen en lo obvio y que involucran su muerte y que si bien, si de sus requerimientos se hubiera tratado, habrían sido destruidas), no son mas que la correspondencia y la evidencia a la relación entre el reconocido autor y Milena Jesenská (traductora de sus escritos del alemán al checo), la cuál sabía perfectamente en su gran admiración por él, – y concuerdo – que la publicación de esas cartas mostrarían al hombre detrás de aquellos libros sombríos que jugaban a la crítica entre la realidad y una surrealidad natural como espejo paralelo de la misma. Es sorprendente, a primera leída, ver a esta clase de autor, ser tan expuesto al mundo de esa forma, o como él mencionaba, exponerse a fantasmas que eran capaces de devorarse de entero su alma – cito– «Pero escribir cartas es desnudarse enfrente de los espectros, cosa que ellos esperan ansiosos». Kafka en ese mundo de cartas se deja ver, sin querer, quién es en realidad, quién está detrás de su propio ser, y cuánto es sin saberlo. Cartas a Milena no es más que una historia de amor en desdicha y aún así es tan singular como ninguna otra. Es el sufrimiento puro en carne propia, en amor del ser, de toda aquella impotencia generada por lo que en el fondo jamás será. Es la imposibilidad hablándole a la vida, y al destino de dos personas que habían sido capaz de amarse a una distancia inconcebible, y no por los kilómetros, sino por las situaciones que les rodeaban y les arrancaban la felicidad compartida que parecían buscar. Es en mi opinión, una exposición del alma al desnudo del autor, y que al poco te envuelve en un sin fin de pensamientos que tratan de justificar su propia existencia, y el amor que esta le permite sentir dentro de su desdicha.


MÁS LIBROS DEL AUTOR FRANZ KAFKA


DIARIOS

FRANZ KAFKA

Calificación General: 8,7Por leer

CUENTOS COMPLETOS

FRANZ KAFKA

Calificación General: 8,6Por leer

TAMBIÉN SE BUSCÓ EN RELIGIÓN Y FILOSOFÍA


FRASES DEL LIBRO CARTAS A MILENA

“ ...los niños son gente seria y no conocen lo imposible “


Publicado porRosan

Formas parte de mí, aunque no vuelva a verte nunca.


Publicado pormtzahmart

Los niños son gente seria y no conocen lo imposible.


Publicado porluallison