Calificar
9,3 8 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis

Éste es uno de los libros más celebrados del filósofo que nació en Córdoba, reinando Augusto, el año 3 de la era cristiana. Los sabios consejos de Séneca tienen una validez que traspasa las fronteras del tiempo. Sin duda alguna, muchas de las observaciones y conclusiones que contienen estas cartas podrían aplicarse a las inquietudes del mundo actual, tan perturbado por espinosos problemas y trágicas discordias. Lucio Anneo Séneca escribió las más bellas máximas de pureza de la vida; en él se aunaban todas las sublimidades del pensamiento humano, la elevación del espíritu y el entusiasmo por la virtud.Las Cartas a Lucilio recogen el fruto de una larga experiencia y contienen las reflexiones más profundas sobre las contradicciones de la condición humana.Prólogo y traducción literal del latín por Vicente López Soto.

Año de publicación:2012

2 reseñas sobre el libro CARTAS A LUCILIO

Cartas que Séneca, uno de los pilares de la filosofía estoica, envía a su amigo Lucilio, presumiblemente Procurador de Sicilia. Séneca escribe estas cartas ya hacia el final de su vida, retirado y tras haber trabajado con el emperador Nerón por unos cuantos años (quien lo terminará matando poco tiempo después) Escritas en un lenguaje sencillo, teniendo en cuenta que fueron redactadas hace casi dos mil años, Seneca da consejos a su amigo para llevar una vida virtuosa Habla de un amplio abanico de temas, como consejos que ofrece a su amigo y discípulo Lucilio (quien se creía era un procurador romano de la provincia de Cilicia, aunque tiempo después se pone en duda su existencia). Los temas de las cartas tienen como objetivo principal dar pautas sobre lo que es ser un buen estoico para alcanzar así la virtud, que es el bien supremo del estoicismo. El pensamiento de Séneca, que se dejan ver en las cartas, son el destacar la voluntad como facultad diferenciada del entendimiento, la insistencia en el carácter pecador del hombre, su preocupación por la amistad, la vejez, su oposición a la esclavitud y su afirmación de la plena igualdad de todos los hombres. Una de las cosas que más me asombra al leer libros de filosofía clásica, ellos dan consejo sin distinción de tiempo o de cultura. Hay momentos donde podes pensar que cambiando de aire o yéndose de viaje se solucionarán las cosas. Séneca nos dice que por más que lo intentemos y cambiemos de aire, de nada sirve huir de uno mismo: "Mientras lleves las fuentes de tus problemas contigo, esos problemas continuarán hostigándote y plagándote a donde vayas en tierra o en el mar. ¿Te sorprende que huir no te sirva de nada? Las cosas de las que te estás escapando están contigo todo el tiempo". Otro fragmento: "Considérate dichoso justamente cuando toda alegría te nazca de ti mismo, cuando después de ver lo que los hombres saquean, anhelan, guardan, halles que no hay nada, no digo ya que prefieras, sino que desees. Te daré una breve fórmula para medirte y ver que ya eres perfecto: tendrás lo tuyo cuando comprendas que los felices son los más infelices. Adios." Es un libro de consulta continua, la civilización ha cambiado estos últimos 2000 años, pero estas lecciones epistolares son atemporales forman en gran manera la base del pensamiento en nuestras sociedades. ⭐⭐⭐⭐⭐


CARTAS A LUCILIO - Séneca Lo definiría como el libro de la vida, sin embargo, este epistolario es mucho más: es la conciencia de lo que ya sabíamos hace 2000 años y que estamos olvidando a la misma velocidad con la que destruimos la Naturaleza. Séneca desde un postulado estoico y bastante certero nos acerca a la reflexión sobre el ser humano, nos invita a la meditación sobre lo esencial de la vida. En estos tiempos que corren en los que la vida es frenética y el consumismo lo es más, pararse y comprender que el afán de acumular no es necesario, que nada de lo que deseamos es esencial que no tener nos frustra y tener no nos hace felices, sería el punto de partida. Vivir en armonía con la Naturaleza, que es lo más parecido a un Dios, de ella venimos y a ella volvemos, es algo que hemos olvidado. La vida no es más que un pequeño paréntesis en la eternidad de la muerte, eternidad que nos acogió hasta que nacimos, eternidad a la que volveremos tras haber recorrido el camino de la vida. "Todo lo que la Naturaleza compone, lo descompone luego, y todo lo que descompone, lo vuelve a componer ". Las grandes cosas de la vida no tienen precio y el amor por los nuestros o los verdaderos amigos deben de ser gozados y disfrutados. Con ellos la vida se hace placentera, con ellos avanzamos en el crecimiento y en el conocimiento. "El amigo se ha de poseer de corazón, y el corazón no está nunca .ausente; cada día puede ver a quien quiera". Esta lectura me ha llenado, y lo incluyo entre esos libros fundamentales a los que volver más adelante. No me equivocaba cuando sólo por intuición decía que había que abordar los clásicos, porque ellos son pilar y pensamiento fundamental de lo que somos.