Búsqueda avanzada de libros
Libro CARTA AL PADRE
Calificar
8,1 210 votos

Sinopsis

La carta que Franz Kafka escribió a su padre, criticándolo por su conducta emocionalmente abusiva e hipócrita hacia él. Franz Kafka escribió su Carta al padre como una forma de comunicarle a su progenitor aquello que había callado durante largos y atormentados años. En este texto plagado de reproches, de autocrítica, de recuerdos de la infancia y de sufrimiento, el ilustre escritor de origen judío busca en el comportamiento de su padre el origen de su personalidad tímida, indefensa y asustadiza, así como su dificultad para alcanzar el éxito y contraer matrimonio. Un texto lleno de emociones y claroscuros que nos acerca el alma de un artista. Una manera de comprender la obra de uno de los escritores más influyentes de la literatura universal, pero también, de ser testigo de la siempre conflictiva relación entre un padre y su hijo.

Año de publicación:1952

21 reseñas sobre el libro CARTA AL PADRE

Consultadas varias fuentes dos son las corrientes acerca de este texto de kafka. Una, que efectivamente fue una carta escrita a su padre que nunca envió, la otra que forma parte de un conjunto de relatos. En mi opinión, sin ser un versado ( en realidad sólo soy versado en comer macarrones y mancharme el morro de tomate y nada más) creo que efectivamente era una carta a su padre, que alguien por error la publico y luego quiso enmendar el error. Sea como fuera, y lejos de dar una interpretación profunda ( menos sin la tripa repleta de macarrones) es un texto donde podemos sentirnos identificados bien via padre, madre o tutor. La educación recibida desde el miedo, la inseguridad y la indiferencia sea kafka o no, marca el desarrollo intelectual y afectivo del protagonista, que intenta una especie de acercamiento mediante este escrito, pero sin dejar de lado el tono de reproche. La verdadera belleza del texto es la fuerza, profundidad y sentimiento con el que está escrito. Kafka tiene un estilo poderoso y muy personal, guste más o guste menos ( a mi, como pasarme la lengua por los bigotes con tomate) reconocible y capaz de tocar teclas interiores muy incomodas. Con conocimiento y sin atracones, se degusta mejor. Bon appetit!!!


La relación con su padre Hermann marcó para siempre a Franz. ¿Está opresión, abuso o autoridad imponente provocó el nacimiento de un escritor prodigioso? ¿Le debemos a su padre, involuntariamente, leer hasta la excelente pluma de Kafka? Si leemos a Kafka podremos ver mucha influencia de los sentimientos provocados por su progenitor. En esta obra, que él no tenía el interés de publicar, cuenta abiertamente, por su naturaleza íntima, todo el daño que le ha provocado su padre, con el más puro de los reclamos se levanta desde el polvo, y lo hace de una manera tan genial y pulcra, que no cabe dudas que Franz nació para precisamente lo que no quería que hiciera, él nació para escribir. Irónico.


Franz Kafka, escritor checo, escribió esta carta para su padre, Hermann, en 1919, si bien fue publicada póstumamente en 1952. Es una carta, que en principio ocupó casi un total de 100 páginas manuscritas, las cuales revisó incansablemente hasta que decidió hacérsela llegar a su madre, para que está se la diera a su padre. El resultado fue que la madre le devolvió la carta sin entregársela a su marido, lo que posiblemente contemple que este nunca leyó la carta de su hijo. En ella Kafka intenta explicarle a su padre el miedo que le ha ptenido y condicionado siempre por el comportamiento tan autoritario que tenía hacia él, sus hermanas y su madre. La relación padre-hijo no fue precisamente paternal, buena cuenta de ello es la obra de "La metamorfosis". En principio la carta era para que su relación se estrechará y hubiera cabida para un perdón y una posible reoncialiación pero, lo cierto, es que en la carta se exponen de tal manera las culpas hacia el padre, los reproches, completamente justificados, de un hijo hacia un padre despótico y autoritario, las inseguridad que causó en la figura de este gran escritor, que obtener la reconciliación hubiera sido difícil. He de decir que pese a su extensión, pues para tratarse de una carta es un obra relativamente larga, sin bien hay que tener en cuenta que es la exposición de toda una vida de resentimientos, me encantó. Supongo que en pequeños detalles me sentí identificada, pero sobretodo la humanidad en un lenguaje sencillo, que esconde un dolor psicológico profundo de tal forma que un adulto hecho y derecho escribiendo una carta a su padre se siente de nuevo como un niño indefenso ante una potente y enérgica figura parental.


Trata de una carta que supuestamente escribe Kafka hacia su padre, pero se la entrega a su madre para que ella la entregue, aunque esto no sucedió. Contando con sus palabras como para el, su forma de ser, su personalidad, sus flaquezas, su desdicha, su complejo de inferioridad y todo lo malo que le pasó en la vida es debido a cómo lo trató, educó y formó el padre, a el, a sus hermanos y a todo su círculo de amistades. Si bien muy en el fondo siente que tiene una pequeña parte de la culpa por ser como es y que con otra familia tal vez sería algo similar, hace el descargo que ningún padre quisiera escuchar.p


CARTA AL PADRE (Franz Kafka, Praga, 1883 – 1924): "Alguna vez, no hace mucho, me preguntaste por qué afirmaba yo que te tenía miedo". Con estas líneas inicia Kafka su conmovedora Carta al Padre, documento autobiográfico en el que cuestiona valores como la autoridad, la familia y el matrimonio, explorando sus más íntimos recuerdos. La epístola nunca llegó a su destinatario ni se la conoció en vida del autor. Sólo su muerte y la negativa de su amigo y albacea Max Brod de quemar sus escritos, pudieron darnos a conocer la obra. Para mi es el libro que uno debe leer primero, antes de adentrarse en el resto de los escritos de Kafka, hay en él pasajes verdaderamente esclarecedores, que servirán luego para interpretar las extrañas metáforas, personajes y símbolos presentes en su obra. Fue el primer libro que compré en Popayán cuando era estudiante, mi ejemplar data del 9 de Marzo de 1998, así que es sin lugar a dudas una de las piedras fundacionales de mi amada biblioteca; lo adquirí en la extinta Librería Salazar que funcionaba en la Calle 5 N° 5 - 26 en el centro, a escasa distancia de la facultad de Derecho.


"Querido padre: Hace no mucho me preguntaste porqué digo que te tengo miedo. Como siempre, no supe qué responderte. En parte, precisamente, por el miedo que me inspiras." Con el primer párrafo del libro uno podría argumentar que ya está todo dicho. Sin embargo, vale la pena leer todo.


En este libro, Kafka hace una simpática catarsis que su baja autoestima le permite. Creo que exagera, pues las circunstancias que nos llevan a ser quienes somos, claro, las condiciona el entorno, pero las definimos nosotros.


Escritos similares a esta como "El diario de Ana Frank" por mencionar, resultan difíciles de calificar, comparten la similitud en que originalmente no estaban diseñados o pensados para una publicació en forma de obra literaria, o bien, un apéndice del mismo. Sin embargo, el ejercicio de Franz funge como catarsis en respuesta a la presión que cargó durante toda su vida, resultado de la punzante, tormentosa y antagónica relación padre e hijo, misma en la que Franz revela que el daño no solo impactó en el, sino en el núcleo familiar por completo, extendiéndose en diversas ramificaciones que alcanzaron en vidas de terceros, otros que en mayor o menor magnitud establecieron lazos con la familia Kafka (especialmente con el padre) y experimentaron, en menor grado de daño, la toxicidad que emergió sin limitantes ni consideraciones del señor Kafka para aquellos quienes en algún momento lo rodearon. La idea de Franz con base a la barajande relatos en los cuales culpabilizo a su padre de la mayoría de sus inseguridades y recuerdos plagados de tonos grisáceos producto de repetidas reprimendas e insufribles juicios, es algo que llama fuertemente la atención ¿Es recomendable emular el ejercicio kafkiano? ¿Resultará fructuoso escribir una carta para aquellos que nos marcaron? ¿Dedicar una epístola a quienes con sus palabras, acciones y lazos de fraternidad (benigna o maligna) abrieron nuevas sendas mientras la vida nos dotaba de nacientes experiencias? Supongo que queda en cada uno de nosotros en aventurarnos o guardar y callar las emociones que ahora viven en nuestro ser.


Ver más reseñas