Calificar:

8,5

54 votos

Sinopsis de CALIGULA

Obra de teatro para entender el pensamiento de Camus sobre el poder y la ética. Reflexión sobre los problemas y obsesiones que nutrieron su creación literaria y teórica, “Calígula”, obra gestada entre 1938 y 1942 y representada por vez primera en 1945, es una de las grandes piezas dramáticas de Albert Camus (1913-1960). En ella, los temas recurrentes del absurdo existencial, la enajenación metafísica, el sufrimiento del hombre y la lógica del poder reciben un despliegue dramático que discurre en paralelo a las novelas y ensayos de un autor cuyo talento y sensibilidad ética se centraron siempre en una indagación sobre la complejidad, la ambigüedad y la riqueza de la condición humana.

6 reseñas sobre el libro CALIGULA

Una obra magnífica que nos muestra la dureza de la existencia humana, del darse cuenta del absurdo que puede ser la vida que no nos lleva a nada: se trata de la incomodidad que surge en el ser humano cuando se encuentra frente a un hecho doloroso que lo quiebra y le hace preguntarse el sentido de su existencia, la incomodidad de ver un mundo que no está hecho para uno, querer cambiarlo y toparse con la imposibilidad de hacerlo y ante ello ¿qué camino le queda a un hombre? Entristecer y dejarse morir desencantado de la vida o buscar un modo de ser libre aún en un mundo que nos esclaviza de tantos modos... Quizá una mezcla de ambas. Calígula tiene poder y lo lleva hasta sus últimas consecuencias, él solo desea aquello que no tiene como todo hombre desea lo que no puede poseer y llega al límite de darse cuenta que ni siquiera todo ese poder le sirve para encontrar aquello que le falta: la felicidad.


Esto no es una reseña propiamente tal, sólo es un diálogo, como muchos de los que se hallan en el contenido mismo de la obra. La necesidad de Calígula es una confirmación transversal de una necesidad interna que sobredimensiona al espíritu humano. Ese vacío que siente y no puede llenar, es sí mismo. **Extracto** Helicón.— Pareces fatigado. Calígula.— He caminado mucho. Helicón. — Si, tu ausencia duró largo tiempo. Silencio. Calígula.— Era difícil de encontrar. Helicón.— ¿Qué cosa? Calígula.— Lo que yo quería. Helicón.— ¿Y qué querías? Calígula (siempre con naturalidad).— La luna. Helicón.— ¿Qué? Calígula.— Sí, quería la luna. Helicón.— ¡Ah! (Silencio. Helicón se acerca.) ¿Para qué? Calígula.— Bueno... Es una de las cosas que no tengo. Helicón.— Claro ¿Y ya se arregló todo? Calígula.— No, no pude conseguirla. Helicón.— Qué fastidio. Calígula.— Sí, por eso estoy cansado. (Pausa) ¡Helicón! Helicón.— Sí, cayo. Calígula.— Piensas que estoy loco. Helicón.— Bien sabes que nunca pienso. Calígula.— Sí. ¡En fin! Pero no estoy loco y aún más; nunca he sido tan razonable. Simplemente, sentí en mi de pronto una necesidad de imposible. (Pausa) Las cosas tal como son, no me parecen satisfactorias. Helicón.— Es una opinión bastante difundida. Calígula.— Es cierto. Pero antes no lo sabía. Ahora lo sé (siempre con naturalidad). El mundo tal como está, no es soportable. Por eso necesito la luna, o la dicha, o la inmortalidad, algo descabellado quizá, pero que no sea de este mundo. Helicón.— Es un razonamiento que se tiene en pie. Pero en general no es posible sostenerlo hasta el fin. Calígula (levantándose, pero con la misma sencillez).— Tú no sabes nada. Si las cosas no se consiguen es porque nunca se las sostiene hasta el fin. Pero quizás baste permanecer lógico hasta el fin. (Mira a Helicón). También sé lo que piensas. ¡Cuanta historia por la muerte de una mujer! Pero no es eso. Creo recordar, es cierto, que hace unos días murió una mujer a quién yo amaba ¿Pero qué es el amor? Poca cosa. Esa muerte no significa nada, te lo juro; sólo es la señal de una verdad que me hace necesaria la luna. Es una verdad muy simple y muy clara, un poco tonta, pero difícil de descubrir y pesada de llevar.


Cuanto más pasa el tiempo más entiendo ciertas partes de esta obra.


Excelsa obra de Camus. Creo que ilustra muy bien el absurdo y da una reflexión increíble. Cito las palabras del propio autor sobre su personaje Calígula, que no podrían ser más precisas y hermosas: "Calígula, hasta entonces príncipe relativamente amable, se da cuenta cuando muere Drusila, su hermana y su amante, de que "los hombres mueren y [...] no son felices". Desde entonces, obsesionado con la búsqueda de lo absoluto, envenenado de desprecio y horror, intenta ejercer, a través del asesinato y la perversión sistemática de todos los valores, una libertad que finalmente descubre que no es buena. Rechaza la amistad y el amor, la solidaridad humana sencilla, el bien y el mal. Toma la palabra los que le rodean, les empuja hacia la lógica, nivela todo lo que está a su alrededor por la fuerza de su negativa y por la furia de la destrucción que conduce su pasión por la vida.Pero, suponiendo que la verdad sea rebelarse contra el destino, su error consiste en negar a los hombres. No se puede destruir todo sin destruirse a sí mismo. Por eso Calígula desaloja a todos los que le rodean y, fiel a su lógica, hace lo necesario para armar a aquellos que finalmente lo asesinarán. Calígula es la historia de un suicidio superior. Es la historia del más humano y más trágico de los errores. Infiel a los seres humanos debido a la excesiva lealtad a uno mismo, Calígula consiente en morir después de darse cuenta de que no se puede salvar solo y que nadie puede ser libre si es en contra de otros."


Amo que es corta Como esta escrita en dialogos es facil de leer y llegas a darle un comino de razon a Caligula . Y su final me parece justo


Es una obra increíble. No acostumbro leer obras de teatro, pero los diálogos de esta atinan perfecto a describir el vacío del alma humana. El afán de poder pero el absurdo del mismo y ese final que refleja que la muerte de un tirano no acaba con la sin razón que es inherente al ser humano.