Calificar
8,2 14 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis de BOUVARD Y PECUCHET

El azar de una calurosa jornada reúne a Bouvard y a Pécuchet : solitarios, ya no tan jóvenes, modestos empleados de oficina, son -no tardan en descubrirlo- dos almas gemelas perplejas en el caos de la vida moderna. Una herencia y un vago deseo de retiro filosófico y del cultivo de la sabiduría harán que se abismen en la agricultura, la química, la geología, la medicina, la pedagogía, la historia, la literatura, la alquimia… Pero su recompensa, lejos de lo que esperaban, les llenará de escepticismo, y el desánimo no tardará en aparecer.

Año de publicación:2016

4 reseñas sobre el libro BOUVARD Y PECUCHET

El libro es muy entretenido. Dos hombres que intentan abarcar todo el conocimiento humano en muchas ocasiones con los libros equivocados. Lástima que Flaubert no lo acabara.


Bouvard et Pécuchet es, a mi modo de ver, el autoretrato intelectual de un hombre crítico y erudito como lo era Flaubert. La vastedad del conocimiento, y sus contradicciones, que exhibe en esta novela es de una demoledora vastedad. La novela por momentos tiene momentos hilarantes que retratan a unos aparentes "idiotas" que en el fondo muestra al lector la misma perplejidad que Flaubert sentía ante el arte, la vida, la política, el mundo y el conocimiento. Es en resumen una lectura deliciosa. Rigurosa y muy diferente, en estructura, a Mandame Bovary, Salambó o La educación sentimental. Mario Vargas Llosa, en su ensayo La orgía perpetua escribió: "Naturalmente, la comparación de lo ocurrido a Sartre en este libro con lo que le ocurrió a Flaubert en el último que escribió es obligatoria. ¿Cabe un parecido mayor, un fracaso tan igualmente admirable y por razones tan idénticas como el de L'Idiot de la famille y Bouvard et Pécuchet? Ambas son tentativas imposibles, empresas destinadas a fracasar porque ambas se habían fijado de antemano una meta inalcanzable, estaban lastradas de una ambición en cierto modo inhumana: lo total. La idea de representar en una novela la totalidad de lo humano —o, si se quiere, la totalidad de la estupidez, pero para Flaubert ambos términos expresaban casi la misma cosa— era una utopía semejante a la de atrapar en un ensayo la totalidad de una vida, explicar a un hombre reconstruyendo todas las fuentes —sociales, familiares, históricas, culturales, psicológicas, biológicas, lingüísticas— de su historia, todos los afluentes de su personalidad visible y secreta. En los dos casos el autor intentaba desenredar una madeja que tiene principio, no fin. Pero es evidente que en ambos casos en el defecto está el mérito, que la derrota constituye una suerte de victoria, que en ambos casos la comprobación del fracaso sólo cabe a partir del reconocimiento de la grandeza que explica y que hizo inevitable ese fracaso. Porque haberse empeñado en semejante aventura —haber incurrido en el crimen de Luzbel: querer romper los límites, ir más allá de lo posible— es haber fijado un tope más alto a la novela y a la crítica." Una gran novela que cierra el ciclo vital de uno de los más geniales novelistas de todos los tiempos. Siempre hay que leer a los clásicos y Flaubert lo es.


Quiero decir unas pocas palabras sobre esta OBRA MENOSPRECIADA DE FLAUBERT. Tengo una extraña obsesión con las novelas INCONCLUSAS, me agradan mucho, las considero (en varios casos) lo más logrado de sus autores, tal vez por ser las últimas, las que se escriben con la mayor experiencia. Mejor lo digo desde ahora: tal como El Proceso de Kafka o Las almas muertas de Gogol, ésta también es una novela inconclusa. Compré este libro gracias a Borges. Entre 1998 y 2002 leí casi toda la obra borgeana, los libros (particularmente los ensayos) están plagados de subrayados, notas y pequeños textos míos al margen. Uno de los libros que más anoté fue DISCUSIÓN. Aquí Borges dedica un pequeñísimo ensayo a "Bouvard et Pécuchet" tan magistral que corrí a comprar el libro para leerlo de inmediato. Yo ya había leído Madame Bovary y esperaba encontrarme con “ese” Flaubert que ya “conocía”. Pues eso no ocurrió, BOUVARD Y PECUCHET no se parece a nada, incluso después de leer Salambó seguí creyendo lo mismo. Mi edición de Losada es mucho más modesta que la de El Cuenco de Plata de la imagen que ilustra esta entrada. La historia es sencilla: dos copistas de mediana edad se hacen amigos, gracias a una herencia pueden irse a vivir al campo y se dedican por décadas al ejercicio de múltiples disciplinas tales como filosofía, veterinaria, jardinería, religión, fabricación de conservas, anatomía, gimnasia, espiritismo, etc. Lamentablemente no puedo contar con qué grado de éxito realizaron esos emprendimientos porque arruinaría el goce de la trama. Lo que sí puedo decir es que Flaubert dedicó sus seis últimos años de vida a esta novela que evidentemente no acabó. Borges, en su ensayo, enumera las numerosas malas críticas de esta obra que fue juzgada en su momento como “aberrante” o “epopeya de la idiotez humana” entre otras generosas calificaciones. Muy pocos comprendieron que Flaubert se propuso hacer una revisión de las ideas contemporánea ejecutada por los dos “idiotas” que puso de protagonistas. Aunque en el capítulo ocho el autor se reconcilia con sus dos personajes menospreciados, pero aquí tampoco puedo contar qué sucede por obvias razones. Espero haber alimentado su curiosidad por una obra bastante difamada del maestro francés que, en el ocaso de su vida, supo poner en boca de hombres simples (o locos o grotescos) la mirada de cuestiones fundamentales.


Una novela inacabada de Flaubert. pero esta muy bien. Dos jubilados que se embarcan en una busqueda cientifica y filosofica sobre diversos temas de la ciencia. Pero no alcanza.....porque existir es repetirse y el final llega....como siempre.


Más libros del autor GUSTAVE FLAUBERT


También se buscó en LITERATURA CONTEMPORÁNEA


Frases del libro BOUVARD Y PECUCHET

Después de todo la muerte no existe. Es un diluirse en el rocío, en la brisa, en las estrellas. Uno se convierte en parte de la savia de los árboles.

Publicado por:

Nines65

Los vicios son algo propio de la Naturaleza, igual que las inundaciones y las tempestades.

Publicado por:

Nines65