Calificar
8,0 245 votos

Sinopsis

La historia del donjuán Juan Carlos Etchepare. Nené, una humilde muchacha que está verdaderamente enamorada de él; Mabel, una chica bien que es tan infiel como lo es Juan Carlos; y la viuda Di Carlo, mal vista por los rumores de que no respeta su viudez. Al mismo tiempo, se entrelazan las historias de la hermana de Juan Carlos, Celina (una soltera empedernida) y Pancho y la Rabadilla, entre otros. Cuando Juan Carlos debe internarse en Córdoba porque ha contraído tuberculosis, comienza una formidable exposición de las relaciones humanas y el valor de los lazos afectivos contra la impunidad de los vínculos establecidos por el deseo.

Año de publicación:1969

15 reseñas sobre el libro BOQUITAS PINTADAS

Me gusto mucho. Lo recomiendo con seguridad a cualquier argentino, no se como será acogido por otros hispanoparlantes dado que la trama y sobre todo el lenguaje (que es central en la historia) es muy característico del interior de la provincia de Buenos Aires. Tal vez si uno no conoce ciertas expresiones y aún costumbres de la provincia el libro pierda mucho encanto. Es muy corto, se lee muy rápido y es muy ameno. La forma en que Puig elige narrar estas historias entrelazadas me pareció por demás original.


Un libro que no figura en el lugar que, creo, debería estar. Los recursos usados por Puig son excelentes. Su conocimiento de las realidades pueblerinas es preciso y exacto. La desolación del pasado y las presiones que tienen que atravesar las personas en esos contextos hacen que una historia mínima ahonde en aspectos profundos. Me pareció muy entretenida y llevadera. El final es muy bueno también.


El texto nos remite a un pasado argentino, a la oculta sordidez de un mundo de novela rosa transcrito con implacable objetividad a través del calco paródico de los clichés del lenguaje periodístico, de la impasibilidad feroz de las descripciones aparentemente neutras, de la trivialidad exasperante de unas vidas despersonalizadas. Nené, varias décadas después, aún conserva las cartas de su antiguo enamorado, Juan Carlos, a pesar de su actual matrimonio. Don Juan Carlos ya fallecido en un sanatorio víctima de la tuberculosis, se va reconstruyendo, mediante la intimidad de unos seres rencorosos o inocentes, esa relación amorosa acontecida en la Argentina de los años treinta.


Cuenta Don Manuel la cruda realidad de los pueblos chicos. Con sus oscuridades, traiciones, envidias y sobre todo lo que se oculta tras los postigos. Un relato preciso de las pequeñas vidas y los grandes rencores. Y del que dirán. Muy bueno.


Escrita en 1969 en forma de folletín, es decir, a través de entregas, en esta novela se destaca el uso de diferentes técnicas narrativas, contándose los hechos a partir de particularidades tales como la lectura de la correspondencia de una sola parte, un relatorio de una romería, declaraciones policiales, etc.. Sólo en contadas ocasiones el escritor narra en forma directa lo que sucede. La acción que se cuenta se sitúa en las décadas 30 y 40 del siglo XX en un pequeño pueblo de la provincia de Buenos Aires, donde se hace una estereotipada descripción de personajes: el Don Juan mujeriego, la empleada doméstica , la maestra, el peón de construcción, etc., en definitiva vidas que se agotan en pequeños hechos, amores no correspondidos, embarazos, amoríos, estafas, asesinato, envidia, celos, miedos, y al fin, sueños que resultan inalcanzables, porque la vida muchas veces nos lleva por derroteros que no imaginamos y nos es difícil saber exactamente en qué momento perdimos el rumbo. Pero los sueños siguen allí, para que los tomemos y sepamos que mientras soñemos le estaremos quitando peso a la desgracia. creo que sería un poco difícil leer esta novela olvidando su marco de tiempo y de lugar, porque de hacerlo quizás la historia nos parezca liviana y hasta un tanto ridícula en ciertos casos, por la moral imperante en esa época. Además, narrada en un tiempo y espacio propios, quizás sea más fácil de entender para los lectores rioplatenses, por la particularidad de las palabras o expresiones que contiene. No obstante, habla de cosas que son universales como la hipocresía, la doble moral , el cuidado de las apariencias, la preocupación por el qué dirán antes que por el hacer porque así se lo siente, lo cual la hace comprensible para todos. Como dato anecdótico voy a mencionar que esta novela fue finalista del concurso Biblioteca Breve Seix Barral. Sin embargo esto no alcanzó para que fuera publicada ya que, Mario Vargas Llosa, que integraba el jurado del certamen, amenazo con renunciar si ganaba “ese argentino que escribe como Corin Tellado”.Novela que se lee fácil, y que no está exenta de una trama que atrapa al lector.


Una obra distinta, muy peculiar, que yo no sabría si llamar novela, pero si sumamente buena. En la narración, rara vez interviene el autor. Es contada por los personajes por medio de cartas, panfletos de una romería, anuncios de periódico o revistas, obituarios, actas de la comisaría, descripciones detalladas de fotografías, programas de radio, etc. Una chica mantiene un romance en su pueblo con un joven a quienes sus padres no aceptan porque padece tuberculosis, un tiempo después ella se casa con otro y tiene dos hijos. Al paso de los años, el joven muere, ella se entera y comienza una inusitada correspondencia con la madre de él. Así mismo, se relaciona con sus amigas del pueblo y todo el pasado sale a la luz. Muy interesante.


El libro pinta con brillo una época (1930), con el tango, las radionovelas, la economía de la provincia, la moral de la sociedad; y un lugar, Vallejos, que es un pueblo del interior de la provincia que podría ser cualquier pueblo. Allí viven, aman y sufren sus personales.


Lectura agradable. Había visto la película hace muchos años y recuerdo que me había gustado mucho. Al leer boquitas pintadas no solo revivī la película sino que quedé atrapada en esos años que tan bien describe Puig. Los prejuicios , la enfermedad , las diferencias de clases, las modas , las rutinas, en un pueblo chico. Me encantó.


Ver más reseñas