Búsqueda avanzada de libros
Libro BARTLEBY EL ESCRIBIENTE
Calificar
8,6 202 votos

Sinopsis

'Ahora, mis negocios originales, el de un escribano de transferencias y rastreador de títulos, y el de redactor de toda suerte de documentos recónditos, se acrecentaron considerablemente cuando me adjudicaron el oficio de Secretario de Apelaciones. Ahora había gran cantidad de trabajo para escribientes. No solamente debía apremiar a los amanuenses que tenía a mi cargo, sino que también necesitaba un socorro adicional. En respuesta a mi aviso, un joven inmóvil se apersonó una mañana sobre el umbral de mi oficina, la puerta estaba abierta, pues era verano. Puedo ver su figura ahora: ípálidamente pulcra, lamentablemente decente, incurablemente desolada! Era Bartleby.'

Año de publicación:1853

23 reseñas sobre el libro BARTLEBY EL ESCRIBIENTE

He leido interpretaciones marcianas, que digo!jupiterianas, acerca de lo que melville queria representar en el personaje de bartleby. Yo, preferiria no hacerlo. Con muy poco, el autor consigue su propósito, que me sumerja en la historia, desperezando mis sentidos, con una, por cierto, deliciosa prosa. Aveces si algo esta bien escrito, no importa tanto la historia, pero en esta ocasión ambas cuestiones van de la mano, consiguiendo dejar un buen sabor en boca, o en mente, si soy estrictamente literal. El personaje de bartleby, en su " simpleza" es uno de los mejores que he podido encontrar en relato corto, gracias al misterio no revelado por el autor, del motivo de su excentricidad y la pasividad en su comportamiento. La soledad, del escribiente, la incomprensión de sus compañeros de trabajo y el continuo sentimiento de culpa del empleador hacen el resto. Sin apenas salir de las paredes de una oficina, encontramos a través de planteamientos absurdos, verdades absolutas. Más allá de esto, en mi opinión, es como la vida extraterrestre, se cree que existe, pero no se ha demostrado. Un relato de prosa exquisita, original y que se lee en un suspiro.


Increíble relato, el narrador (gerente) describe a la perfección el continente y contenido de unas oficinas en pleno Wall Street, seguidas a las presentaciones de cada uno de sus empleados, todos ellos peculiares y dedicados a la laboriosa tarea de copias de manuscritos (copisteria manual) toda la rutina y procedimientos de la mencionada oficina se ven alterados por la llegada de un nuevo empleado y hasta aquí puedo leer ....Deciros que como también he sido y soy rata de oficina, me he visto en ese despacho y me he reído con la visión del gerente en según que momentos del relato, Oh Bartleby oh humanidad!!!


Maravilloso. Del significado de la obra en si, es decir quien es Bartleby, que representa, etc, no me siento capacitada para escribir. Creo que es algo que seguiré recapacitando durante largo tiempo. Leí muchos libros que me gustaron, incluso que me gustaron mucho en su momento, y sin embargo, unos años después; miro esos lomos en la biblioteca y no puedo recordar de que trataban. Recién cuando leo la contratapa algunos recuerdos vuelven a mi y pienso como puede ser que me haya olvidado? Bueno con este cuento se que no me va a pasar eso, se que lo voy a recordar perfectamente. Este libro es esa clase de libro. Esta hermosamente escrito; yo leí la traducción de Jorge Luis Borges con lo cual no se cuanta de esa belleza corresponde a Melville y cuanta al “traductor”. El abogado es de los personajes más amables y queribles que se hayan compuesto nunca. Es muy corto, se lee muy rápido, el lenguaje es sumamente accesible, su lectura esta al alcance de todos y de cualquiera, desentrañar su significado ya es otro tema.


Novela corta de Herman Melville, fácil de conseguir, recordada por su famosa frase "Preferiríano hacerlo" ("I would prefer not to"), se pueden hacer múltiples lecturas sobre el significado de esta frase.Para algunos podría ser leída sinónimo de vagancia laboral.Pero la sensación que queda es la de un prisionero de sus palabras.Es un texto que no ha perdido nada de belleza, pese al paso del tiempo, que mejor puede soñar un escritor. 


Novela corta, totalmente absurda, que deja una sonrisa casi hasta el final. Me ha enseñado la excusa perfecta para cuando no quiero trabajar: "Preferiría no hacerlo" (pero.... me parece que no me va a dar los mismos resultados. Se lee en un par de horas, así que lo recomiendo, porque no se pierde el tiempo.


Podria reseñar este libro aduciendo a la capacidad narrativa de Melville, tambien podria ponderar las virtudes del narrador, su indulgencia, su capacidad caritativa, podria inclusive aventurar algunos similes por ejemplo con “ desde el jardín “de Jerzy Kosinski, o incluso podria aventurar hipotesis acerca de que Melville perseguido porsu magistral” Moby Dick” tan violenta y llena de desgracia, ahora se ve perseguido por la pasividad y ausencia de energia en esta breve novela, podria decir que el final me deja Anonadado por su carencia de final.....pero.... “Preferiría no hacerlo “


No he podido dejar su lectura hasta que he llegado al final. Envuelve, llena de misterio y atrapa una narración singular. Son opuestos, un personaje enorme en su humanidad y otro fantasmagórico. Me siento aliviado, feliz, porque sé que personajes como el narrador existen!!!


Esta novela, que se lee en poco tiempo pero se reflexiona largamente, deslumbra por la equilibrada ironía que tiene el autor para plantearnos el tema de la desvalidez del ser humano, la resistencia débil a la que podemos apelar ante las necesidades de los otros, la protesta razonable que muchas veces hay detrás de nuestros actos, y finalmente, nuestra resignación ante el destino que nos toca.Narrada en primera persona, un abogado que dirige un bufete donde trabajan amanuenses o copistas, se pone a recordar a una persona singularisima que trabajó para él, llamado Bartleby.Desde el principio, el relato tiene una perfecta descripción de las particularidades de cada empleado, hasta llegar a Bartleby, que ante cada pedido de su empleador se posiciona de una manera que lo deja cuestionando sus propios principios, y le hace preguntarse acerca de la conveniencia de sus valores e intereses. Bartleby dice “preferiría no hacerlo”, y esa negación condicional, en sentido de una preferencia, nos desarma completamente, porque los seres humanos estamos preparados para recibir un si o un no, pero una respuesta del tipo “preferiría no hacerlo” lo que hace es aplazar en el tiempo una decisión, y esto nos irrita, o nos da esperanza, o nos deja perplejos, o nos hace desinteresarnos, o nos hace sentirnos incomprendidos, o todo eso junto. Y nos preguntamos que significa “preferiría “? Es una cuestión de gusto o hay un argumento detrás para no hacerlo”? Cual es ese argumento que no logramos entender y que nos cuestiona permanentemente?Sobre este complejo dilema, el narrador y Bartleby mantienen una inolvidable relación durante el libro, que hace que los lectores nos encariñemos irremediablemente con ambos, y nos sintamos identificados con uno y otro personaje.Sin duda, recomendable su lectura.


Ver más reseñas