CIENCIA FICCIÓN Y FANTASÍA

ASESINO REAL (TRILOGÍA DEL ASESINO #2)

ROBIN HOBB

Calificar
8,8 50 votos

Sinopsis

Segundo libro de la trilogía del Asesino. El joven Traspié Hidalgo se convierte en el catalizador que habrá de alterar la trayectoria de una casa real en grave peligro, en este estremecedor relato del reino costero de los Seis Ducados. Traspié ha sobrevivido a su primera misión peligrosa como asesino del rey, aunque de resultas ha salido muy mal parado. Maltrecho y resentido, se propone quebrantar su juramento al rey Artimañas y quedarse en las lejanas montañas. Pero el amor y unos hechos de tremenda urgencia lo llevan de regreso a la corte de Torre del Alce y a las mortíferas intrigas de la familia real. Los Corsarios de la Vela Roja, renovando sus feroces ataques sobre la costa, dejan a su paso aldeas calcinadas y víctimas enloquecidas. El reino sufre asimismo un ataque desde dentro, pues la traición amenaza el trono del rey afligido. En este momento de gran peligro, la suerte del reino podría estar en manos de Traspié, cuyo papel en la salvación de los Seis Ducados bien pudiera exigirle el más terrible de los sacrificios...

Año de publicación:1996

5 reseñas sobre el libro ASESINO REAL (TRILOGÍA DEL ASESINO #2)

En esta segunda parte de la trilogía se profundiza mucho más en los conflictos políticos que hay en el reino, también se describen mejor los dos tipos de magia que existen en el reino "la habilidad" y "la   maña". El protagonista, Traspié, ya no es un niño, ha madurado y actúa como tal. Para mi gusto es un poco lenta la trama, igual porque no hay grandes giros, pero está tan bien descrito el mundo que ha creado Robin Hobb que yo me he sentido dentro de él, su forma de escribir me recuerda a Patrick Rothfuss. No me ha gustado el final, pero, esto no quiere decir que no esté enganchada a la historia así que continuaré con la tercera parte.


Si el primer libro fue excelente, esta segunda parte no tiene desperdicio. La complejidad de los personajes, sus angustias, esperanzas, odios y rencores no me dejaron indiferente. En cada vuelta de página me encontraba con un giro que me dejaba totalmente sorprendida.


La segunda parte de la trilogía del Vatídico. Traspié Hidalgo es utilizado para la guerra de las velas rojas. Siempre al servicio de su rey su vida personal se complica. Ojos de noche se convierte en su hermano, es un lobo leal y un poco cínico.


Narración: Si hay algo que Robin hace bien, muy bien, es ponerse en la piel de su personaje. Sabe perfectamente cómo transportarnos a la cabeza de Traspié, meternos en sus pensamientos y verlo todo con sus ojos. Lo único que no me gusta mucho de ella, o que a veces se me hace pesado, es que usa demasiadas frases largas, muy armadas y decoradas. Pero lo demás, es increíble la manera en que escribe. Mi opinión: Después de casi haber odiado la primera parte, Aprendiz de asesino, pensé que también iba a odiar este libro o aburrirme de sobremanera. Que idiota que fui. Me encontré con un Traspié mucho mayor. A medida que las páginas y la lectura avanzaban, el personaje iba creciendo cada vez más en ellas y se podía ver y leer específicamente cómo maduraba, cómo aprendía, cómo dejaba de ser el pequeño y tonto bastardo que habían llevado frente al rey para convertirse en un hombre. En el hijo de Hidalgo. Creo que este fue uno de los principales motivos que me llevaron a conectar mejor con él: que ya era casi un adulto. La novela desde el inicio comienza tan vertiginosa que no podés dejar de pensar cuándo van a terminar las tragedias. Desde que empezamos a leer a Traspié, en la novela anterior, lo vemos metido de un lío a otro y esto no cambia en esta parte. Solamente que acá, tiene muchas más herramientas para defenderse. Y sí que las usa. Algo que me gusta mucho de Robin, es que las cosas se van dando lentamente. Le da un tiempo a todo para que suceda, te va mostrando migajas, pensamientos, frases, acciones por acá y por allá. Te va dejando hilvanar tus propias opiniones al mismo tiempo que lo hace Traspié. Las conspiraciones, los acuerdos, las traiciones, todas están ahí, sutiles, pequeñas, y son solo perceptibles porque tanto nosotros como el personaje principal conocemos a quién las realiza y sus intenciones. De otra manera, creo que nos sería bastante difícil verlas. Y eso es lo que me encanta. No hace a sus personajes obvios, exagerados, forzados. Todos están perfectamente construidos, todos se mueven a la perfección, todos actúan de la manera sutil y correcta como si fueran reales. Te van metiendo despacio, en ese remolino, en ese juego leve y cuando te das cuenta ya estás en el centro del remolino y no tenés ni idea de cómo te metiste o de cómo salir de ese lugar. Lo único que te queda es seguir leyendo, seguir avanzando. Pasé del alivio, a la ternura, a la locura, al miedo, la desesperación y el odio. Cuánto odio. Por todo. Por lo que hacen, lo que no hacen. Por lo descarados, por lo atrevidos. ¡Por Regio, dios, cuánto lo odio! Y amor. Esta mujer nos lleva en un remolino de emociones durante 700 páginas donde te preguntás cómo te puede hacer sentir tantas cosas en un solo libro y cómo pueden suceder tantas cosas. De nuevo, Robin Hobb sabe cómo narrar y plantear una relación persona-animal. No es muy difícil encariñarse con el nuevo personaje, y conociendo a esta mujer espero que no nos lo arranque cruelmente como suele hacer. Mi corazón no está listo para volver a sufrir aquello. Lo que sí me pareció demasiado... forzado, o rápido, fue su relación con Molly. A pesar de notar que Traspié necesitaba algo a lo que aferrarse, no sé si ella hubiera sido realmente su primera elección. Todo pasó muy rápido, muy veloz, muy de repente, pero al final me daba lástima la pobre y él también. Y del final ni siquiera voy a hablar porque agarró mi corazón, lo estrujó, lo retorció y luego me lo devolvió con el mismo cinismo que me hizo sufrir todas las páginas anteriores de la novela. No suelo poner 5 estrellas tan fácil, pero creo que se lo merece.


Me río cuando dicen que la literatura fantástica es terreno de los hombres... suerte que no todos pensamos igual. Seguimos la historia de Traspiés Hidalgo, el hijo ilegítimo del que una vez fuera el heredero a la Corona del los Seis Ducados. Repudiado por su abuelo, Traspiés es criado en el Castillo de Torre del Alce donde terminará siendo aprendiz de asesino. En esta segunda parte las intrigas se suceden y Traspiés tendrá que ingeniárselas para salvaguardar el reino de su fatal destino. La prosa de Robin Hobb es excelente y consigue sumergirte en esta enrevesada trama sin ninguna dificultad. No hay ningún personaje poco desarrollado; cada uno de ellos está perfilado a la perfección y puedes ponerte en la piel de cada uno de ellos a pesar de que la historia esté narrada en primera persona. Muchas historias narradas de este modo pecan en carecer de personajes secundarios sólidos; se vuelcan demasiado en ofrecernos la perspectiva de su protagonista obviando partes que éste debe desconocer... cosa que no ocurre en esta historia de Robin Hobb. Traspiés es capaz de mostrarnos todo cuanto ocurre a su alrededor y nos muestra cómo es el carácter de cada personaje. No puedo más que recomendar este clásico de la literatura fantástica. Historias largas que saboreas cada vez que giras una de sus páginas, llena de detalles y matices que muchas de las novelas modernas carecen. Deseo descubrir pronto el desenlace de esta historia y espero que el próximo año pueda disfrutar de otras obras de esta gran autora.