Sinopsis de ARRUGAS

PREMIO NACIONAL DE CÓMIC 2008PREMIOS GOYA 2012: mejor película de animación y mejor guión adaptadoPaco Roca aborda en Arrugas temas delicados, hasta ahora escasamente tratados en historieta, como son el Alzheimer y la demencia senil. Y lo hace de un modo intimista y sensible, con algunos apuntes de humor pero sin caer en ningún momento en la caricatura. El aire de verosimilitud que se respira en el relato se ha visto propiciado por un cuidadoso trabajo de documentación. Paco Roca comenzó a recopilar anécdotas de los padres y familiares ancianos de sus amigos y visitó residencias de ancianos para saber cómo era la vida en ellas, un material de primera mano que le ha servido para estructurar una consistente ficción.

16 reseñas sobre el libro ARRUGAS

Hace años, en una reunión de amigos cuando era adolescente , hablamos de cómo nos imaginábamos que iba a terminar nuestra vida. Al margen de las profesiones que pretendíamos desarrollar, hablamos de cómo nos imaginábamos de mayores. Hubo quien dijo que pensaba que no llegaría a la vejez; otros se imaginaban retirados en una casa en el campo o en la costa. A la pregunta cómo te imaginas de lúcido, hubo discrepancias. Y es que toda la vida luchamos con conseguir alcanzar nuestros sueños, pero pocas veces imaginamos cómo seremos . En esta maravillosa novela gráfica ,se expone cómo cuando se llega a una edad y vamos perdiendo autonomía, funcionalidad y hasta cordura, si no podemos o queremos vivir solos o en compañía de nuestros seres queridos, una alternativa es vivir en una residencia en donde " tendremos los mejores cuidados según nuestras necesidades y estaremos rodeados de otras personas con más o menos las mismas necesidades y lo pasaremos muy bien". Esto que podría ser una situación idílica puede convertirse en un lento caminar hacia el fin, casi como la antesala de la muerte 6 no siempre es un camino de rosas. Cuando, además, nuestra memoria va evaporándose lentamente y somos conscientes de este proceso, el camino no es tan fácil ni tan bonito. El alzhéimer o la demencia senil puede ponernos contra las cuerdas y enfrentarte ante el peor de nuestros enemigos que pasan de ser los que nos rodean hasta que definitivamente somos nosotros mismos y cuando percibes que olvidas constantemente dónde estás, quiénes son las personas que te rodean, te confundes en cómo vestirse, cómo comer y quién eres, comprendes que la lucha a la que te enfrentas tiene un claro ganador y un final que no era el que soñabas. Me ha conmovido la historia, los dibujos y las últimas viñetas en las que no había ni siquiera diálogos son el fiel reflejo de ese mutismo al que se llega cuando ya no tienes nada más que decir. Me dejó sin palabras de pura emoción. Como la vida misma!!!.


"Te pasas toda la vida trabajando y cuando ya no puedes recoger a tus nietos ni hacer de niñera te encierran aquí." Otra joya a descubrir de Paco Roca, cómic puramente de autor, una historia necesaria en todos lugares y momentos de la vida. Un relato que habla sobre la vejez y sus consecuencias, con el drama del Alzheimer como trasfondo, sin maniqueísmo ni infantilismo, y, sobre todo, sin juzgar. La vejez, la soledad y la enfermedad en una residencia puede ser un descenso al infierno, pero en ningún momento está obra queda atrapada en el melodrama simplista. Y eso es muy difícil de conseguir y de agradecer. Después de una minuciosa investigación en residencias y de una recopilación de anécdotas de amigos y conocidos, nace Arrugas como una novela gráfica excelente en escritura y dibujo, una bonita representación de nuestros abuelos, tan tierna y demoledora a la vez. Con una galería de personajes muy reales y empáticos, probablemente los uniremos a un conocido ya que parecen tan vivos que se van a salir de la viñeta. Arrugas es otra obra maestra de Paco Roca, que debería ser imprescindible en todos los ámbitos y momentos de la vida. Nos hace reflexionar sobre el paso de los años y deja expuestos tabúes que todo el mundo debe encarar en su vida tarde o temprano. Te puede hacer reír y llorar, lo que sí debe ser es un homenaje a nuestros ancianos, los de ahora y los de después, que seremos todos.


Octubre 2021 Todos, y ojalá así sea, seremos ancianos algún día. Y la vejez traerá consigo una experiencia y una sabiduría impagables. Pero desgraciadamente alcanzar determinada edad, después de una vida de lucha constante, también acarrea un deterioro físico y a veces también cognitivo con la llegada de las enfermedades, la pérdida de la autonomía y la consiguiente necesidad de ayuda de terceras personas. Arrugas, da visibilidad a esta segunda parte más real y menos romántica de la edad senil, abordando asimismo la incapacidad del entorno del anciano, inmersos por completo en esta vorágine de ocupaciones, estrés y prisas que impone la sociedad actual, de encontrar el tiempo para darles el apoyo suficiente y los cuidados necesarios, viéndose obligados muchas veces ante la falta de alternativas y el peso de una carga que no pueden soportar, a ingresarlos en centros especializados en el cuidado de mayores. Emilio, es un anciano que un día fue un exitoso banquero pero que hoy, cumplidos los setenta años, padece un Alzheimer que imposibilita a su familia para cuidarle correctamente , motivo por el que es internado en una residencia de ancianos. Allí, mientras como lectores se nos descubre la organización y el día a día de los centros geriátricos, el protagonista conocerá y entablará amistad con otros residentes, que están allí ingresados por diferentes razones y de los que iremos conociendo su pasado y su presente. Una realidad mucho más común de lo deseable, por más que nos cueste reconocerlo, que se aborda en esta novela gráfica, salpicada de toques de humor, con gran objetividad, naturalidad y sin dramatismos, sin juzgar ni criticar a nadie. Un gran libro que en apenas setenta y cinco páginas te conquistará, pero también te dejará un sabor agridulce, que da voz a una enfermedad como el Alzheimer llena aún de incógnitas y que te invitará a reflexionar sobre el modelo de vida actual donde injustamente no hay espacio para nuestros mayores quienes muchas veces acaban sus días lejos de los suyos. Una lectura imprescindible.


Una obra excelente que trata sobre la vejez, sobre el deterioro del cuerpo y de la mente, y que nos muestra de una forma clara, de una forma natural y sin dramatizar, lo que nos espera si es que llegamos a viejos. A cada uno en un grado diferente, pero nadie puede escapar al deterioro. No todos terminaremos nuestros días en una residencia, alejados de nuestras familias, pero lo cierto es que cada vez son más las personas que lo hacen. A muchos, como todavía no estamos ahí y no nos gusta pensar en la vejez, leer esta historia nos traerá recuerdos de nuestros padres y seres queridos, porque ya hemos pasado por esa situación y es algo que no se olvida, que permanece siempre con nosotros. Y esto es lo que me ha pasado con esta historia, que me ha traído tantos recuerdos que he estado compaginando lágrimas y sonrisas desde la primera página hasta la última. Dudo que haya muchas historias que puedan tocarme en lo personal tanto como lo ha hecho ésta. Seis años después, a través de estas páginas, de estos diálogos e ilustraciones, he vuelto a visitar una residencia de ancianos, y he tenido la sensación de que el autor estuvo allí, en la misma que yo. Porque ha retratado sus estancias, a sus residentes con sus particulares manías, las rutinas diarias, absolutamente todo… tal y como yo lo recuerdo. He revivido esa maldita enfermedad llamada Alzheimer, sus primeros síntomas, el paulatino pero implacable avance, la enorme tristeza de ver que esa persona que tanto te ha dado y a la que tanto quieres ha perdido sus recuerdos. Y el autor retrata magníficamente esta enfermedad, tal cual es, sin exagerar ni dramatizar. Me han emocionado especialmente sus últimas páginas. Quien lo haya leído me entenderá. El formato cómic, con unas ilustraciones sencillas, ayuda a visualizar la historia, la problemática, a los personajes, de una forma natural. Me ha encantado la forma en que el autor trata el tema y lo convierte en una historia entrañable y conmovedora. Recomiendo su lectura, estoy segura de que a todos nos llegará al corazón. Me permito terminar esta reseña con una frase personal, pronunciada por mi madre y que me quedó grabada a fuego. “- ¿Qué tú y yo somos familia, que vienes tanto a verme? - Claro mamá, soy tu hija. - Uy, no sabía que tenía hijos, que alegría me das.”


"–No sé para qué tantas pastillas, tantas dietas y tantas prohibiciones... –Pues para vivir más tiempo. –¡Para malvivir más tiempo, querrás decir!". Me quedo con este diálogo entre dos de los personajes de la novela gráfica porque me ha hecho reflexionar mucho. ¿Hasta qué punto debemos limitar a los más mayores de los placeres de la vida? ¿Alguna vez nos planteamos qué es lo que necesitan de verdad para sentirse realmente vivos? ¿Es así cómo deben pasar la última etapa de su vida? Otro de los temas que me preocupa es la falta de tiempo de estas generaciones. El continuo trabajo no deja prácticamente espacio para dedicarse a los mayores como nos gustaría y tenemos que acabar recurriendo a centros de día o residencias para que puedan estar pendientes de ellos en su totalidad de tiempo. Por eso, me gustaría lanzar el mensaje de que nadie debería sentirse culpable ni juzgado por tomar una decisión tan difícil y que, sin duda, es obligada en la mayoría de casos. Además, tenemos que pensar que en estos centros nunca están solos. "Arrugas" propone un viaje por la vejez, el Alzheimer y la vida de los mayores dentro de una residencia. Paco Roca nos relata la evolución de la enfermedad a través del protagonista utilizando un tono humorístico, pero sin olvidar el dolor que causa en quien la padece y en los más allegados, familiares e incluso sus propios compañeros de la residencia. Es una historia tan emotiva como necesaria. Me ha hecho reír y también me ha hecho llorar hasta no poder más. Ha sido un gran descubrimiento. ¡Estoy deseando ver la adaptación cinematográfica!


Magnífico retrato del alzheimer y la demencia. El protagonista lucha contra la enfermedad, mientras que sus compañeros de residencia nos muestran las diferentes formas de ver y entender la vejez. Es dura y tierna a la vez, el autor mantiene un perfecto equilibrio entre la lagrima y la sonrisa . Personalmente me hizo reflexionar mucho sobre el trato que damos a nuestros mayores y yo que no soy de lágrima fácil, he de admitir que me arrancó una con el momento más tierno que jamás haya leído en un cómic.


En este cómic trata el tema del alzheimer y el de la demencia.


Cómic de fácil lectura. Ternura a raudales en el día a día de l@s ancian@s de una residencia. Te deja un poso de reflexión abierta sobre la vida que nos puede esperar en nuestra vejez. Interesante.


MÁS LIBROS DEL AUTOR PACO ROCA


LOS SURCOS DEL AZAR

PACO ROCA

Calificación General: 9,2Por leer

LA CASA

PACO ROCA

Calificación General: 9,2Por leer

REGRESO AL EDÉN

PACO ROCA

Calificación General: 9,1Por leer

TAMBIÉN SE BUSCÓ EN NOVELAS GRÁFICAS Y COMICS


FRASES DEL LIBRO ARRUGAS

“- No se para qué tantas pastillas, tantas dietas y tantas prohibiciones… -Pues para vivir más tiempo - ¡Para malvivir más tiempo, querrás decir!”


Publicado porSoniagh