Calificar:

7,9

28 votos

Sinopsis de ANTONIO Y CLEOPATRA

"Antonio y Cleopatra" mantiene estrecha relación con otras dos obras de Shakespeare, "Julio César" (de composición anterior) y "Coriolano" (de composición posterior), denominadas las tres como "tragedias romanas". El tejido de interrelaciones de tradiciones textuales y orales que confluyen en "Antonio y Cleopatra" se perfila como una red compleja bajo la clave de escritura dramática. La representación de Antonio y Cleopatra como símbolos o arquetipos sobrepasa la instancia histórica o contextual y mantiene los elementos de individuación necesarios para aproximar la representación a la realidad, a la persona. Shakespeare trabaja en "Antonio y Cleopatra", como también lo había hecho en "Julio César", la colisión que se produce en los grandes personajes en su lucha entre las cuestiones de Estado y sus vidas interiores. El centro de interés en "Antonio y Cleopatra" radica en la profundización de dos personajes legendarios, en un marco político conflictivo, que hace imposible su amor. La unión del contenido mítico de ambos personajes con sus características humanas constituye uno de los centros neurálgicos de la obra.

2 reseñas sobre el libro ANTONIO Y CLEOPATRA

Novela de teatro con unos personajes y una trama archiconocidos, que nos llevará de Egipto a Roma y viceversa durante los cinco actos en que se estructura. Siempre he dicho que el gran error de Cleopatra fue enamorarse, y con esta lectura me reafirmo. Sólo hay que ver hasta donde llegó esta gran mujer a pesar de la cantidad de personajes egoístas y cobardes pulularon a su alrededor, pero… en el momento en que el corazón no hizo caso a la razón ¡todo se vino abajo! Aunque escrita con la prosa magnífica de Shakespeare, me ha faltado la fuerza en el desarrollo que he leído en otras obras, no lo considero lo mejor del dramaturgo, pero se deja leer.


Es una obra entretenida y dinámica, con un enriquecido diseño literario, propio de su inigualable autor.


FRASES DEL LIBRO ANTONIO Y CLEOPATRA

La magnitud de nuestro dolor, proporcionada a nuestra causa, ha de ser tan grande como aquello que lo produce.


Publicado porSolange Canova