Calificar:

8,3

3 votos

Sinopsis de ADIOS SHANGHAI

Una inolvidable novela de unos refugiados –hoy olvidados– que huyeron de la Alemania nazi y descubrieron el glamour y el exceso de Shanghai. Elisabeth y Theodore Weissberg, músicos famosos; Hilde, una joven extra de cine; y Vladek, un aventurero centroeuropeo fugitivo de la policía, huyen de la Alemania nazi hacia Shanghai en los albores de la segunda guerra mundial. Un imán para la ambición y el vicio, Shanghai es una ciudad de extremos: de riquezas rutilantes y pobreza extrema, sufrimiento y placer. Para los refugiados significa exilio y seguridad. Allí entran en el mundo de los refugiados judíos, muchos de ellos artistas e intelectuales, que sobreviven como pueden, la mayor parte de las veces malviviendo, sin renunciar por ello a la cultura, el humor y hasta la elegancia de sus anteriores vidas. Un maestro de la narración, Wagenstein crea una emocionante novela sobre la vida y la muerte, el amor y la valentía, con la segunda guerra mundial como telón de fondo.

1 reseñas sobre el libro ADIOS SHANGHAI

Como libro que te abre la mente, que te hace descubrir cosas o hechos que no conocías (para mí esto es lo más importante cuando leo), un 10, o casi. Como novela, francamente mejorable. Me quedo con el descubrimiento de la ciudad de Shanghai: un pozo inmundo de delincuencia y enfermedades y, a la vez, un auténtico crisol de culturas. En vísperas de la Segunda Guerra Mundial, la hoy superpoblada urbe era una ciudad internacional bajo dominio japonés, lo que la convirtió en el último refugio """seguro""" (nótese todas las comillas) para muchos judíos que tuvieron la suerte, la fortuna o la perspicacia de huir de la barbarie nazi antes de dar con sus huesos en Auschwitz, Birkenau o Treblinka. La novela nos relata las andanzas de varios de ellos. Me quedo también con la historia del barco Saint Louis, que zarpó de Hamburgo con cientos de refugiados judíos y allí tuvo que volver después de que Estados Unidos ("América acoge a los que necesita, los que necesitan de ella le importan un carajo"), Cuba y otros países latinoamericanos les dijeran que no había sitio para ellos, como antes habían hecho Francia u otros países europeos. El destino final de muchos de ellos concluyó en los campos arriba citados. Me pregunto si no caemos en la misma piedra cuando otros Saint Louis llaman a nuestra puerta... La falta de empatía se refleja también en la propia población judía: con unos comerciantes ricos, instalados hacía tiempo en Extremo Oriente, más cercanos a los jerarcas nazis y japoneses que a sus "hermanos", hacia quienes se muestran hostiles y ajenos. Por lo demás, la prosa del autor (o la traducción) no me ha llenado, no me ha terminado de meter en una historia que empieza interesante y a mitad comienza a decaer saltando de personaje en personaje sin que te quedes con la copla de ninguno o mezclando a los judíos en su gueto pestilente con los espías de uno y otro bando, los militares chinos y japoneses, saltos en el tiempo sin explicar ni justificar... Intenta abarcar mucho y al final ya se sabe: quien mucho abarca poco aprieta. Destaco también la solidaridad entre todos los judíos alemanes y austríacos exiliados, cómo crean su propio mini-estado en el que nunca se deja a nadie atrás (mi modelo para un Estado real). O el personaje de Elisabeth, famosísima cantante que, pese a ser aria, huye con su marido, otro afamado violonista, con todas las consecuencias, asumiendo sufrimientos y calamidades que podría haber evitado fácilmente. Lástima que ese maravilloso personaje luego no se desarrolle con coherencia. En resumen, un muy buen libro para aprender, para descubrir, para sacar algo nuevo, pero una novela mediocre. (31 de octubre de 2021)


FRASES DEL LIBRO ADIOS SHANGHAI

La verdad histórica es un concepto bastante convencional, algo como una maleta de doble fondo en la que, al pasar por un control de aduanas, se ven unas cosas, mientras que por debajo de ellas quedan ocultas otras.


Publicado pornmolia

El engranaje del ciclo bélico volvía a ponerse en marcha: la humanidad había alcanzado pasmosos éxitos en el desarrollo de nuevas y sofisticadas armas, pero no de nuevas leyes que proscribiesen su uso.


Publicado porcuquipablo

A los veintitrés años uno sabe todo lo que merece la pena saber. Lo que se aprende el resto de la vida no son más que detalles.


Publicado porcuquipablo

La propia esperanza es también un espacio, un espacio que se estaba encogiendo como piel de zapa y los ideales nacionales iban camino de convertirse en una debacle moral, aplastados en lodazales de la guerra perdida, desparramados a los cuatro vientos.


Publicado porcuquipablo