Calificar
8,3 18 votos

Sinopsis

En esta obra lord Bertrand Russell, uno de los pensadores más lúcidos e influyentes que ha dado el siglo XX, reúne catorce ensayos escritos entre 1899 y 1954. En ellos expone y desarrolla los motivos de su agnoticismo, rebate los argumentos tradicionales del cristianismo, identifica el miedo como uno de los fundamentos principales de la religión cuestiona las contribuciones de la religión a la felicidad del ser humano y critica muy duramente los planteamientos del cristianismo en cuestiones sexuales. Por qué no soy cristiano es una de las más conmovedoras y convincentes defensas del no creyente que se han escrito desde los días de Hume y Voltaire.

Año de publicación:2007

2 reseñas sobre el libro ¿POR QUE NO SOY CRISTIANO?

Una recopilación de ensayos, pensamientos, un debate con un representante de la religión. Sumado a eso el proceso por el cual no pudo ejercer como Docente en New York, ya que era contrario a la "moral" y a las buenas costumbres. Un gran libro, que desde el punto de vista del autor nos invita a pensar.


POR QUÉ NO SOY CRISTIANO - Bertrand Russell Esta colección de ensayos, nos devuelve a través de estos textos, el pensamiento de Russell sobre la religión, la moral, la familia, el sexo, la muerte. “El hecho de que una creencia tenga un buen efecto moral sobre un hombre no constituye ninguna evidencia en favor de su verdad". Me encuentro ante la defensa del no creyente, que considera no necesaria una causa primera de la existencia del mundo, que entiende que la creencia religiosa es simplemente la consecuencia del miedo a la muerte; que considera los dogmas morales de la Iglesia una forma de tenernos controlados y cuyo poder de dominación se asemeja al del comunismo. Una reflexión sobre los acontecimientos mundiales más significativos e influyentes de la sociedad del momento. Delicioso el diálogo sobre la existencia de Dios entre Bertrand Russell y el padre F.C.Copleston y que en 1948 fue radiado por la BBC. Por último, descubrir el porqué se impidió que Russell diera clases en la Universidad de Nueva York, retorciendo su doctrina y demostrando como el rancio poder, representado por el alcalde La Guardia y el juez McGeehan, defiende la libertad de expresión en USA salvo que contravenga sus intereses en cuyo caso se mostrará implacable en la eliminación de quien piensa distinto a sus intereses. Por suerte, uno puede acercarse a la obra de Russell y descubrir por si mismo lo acertado de la mayoría de la doctrina de este premio Nobel. **** ½